Más de 4.000 ascensores sin revisión en la Comunitat por la huelga de los operarios de Otis

Todos los trabajadores a nivel nacional llevan más de dos semanas en huelga, un total de 180 en la Comunitat Valenciana

Los trabajadores y trabajadoras de la compañía de ascensores Otis están en huelga desde el pasado 22 de noviembre en todo el territorio español tras no alcanzar mejoras salariales y laborales en la negociación del convenio colectivo. En la Comunitat Valenciana, cerca del 100% de los trabajadores, alrededor de 180 operarios, han secundado la huelga y manifiestan que están “hartos y con mucho dinero perdido”.

Por ello, más de 4.000 ascensores del territorio valenciano están sin pasar las revisiones mensuales y las averías sin ser atendidas por parte de los operarios con motivo de los paros. Aunque, tal y como explica Jordi Senabre, miembro de la Mesa negociadora de Zardoya Otis por el Sindicato de la Elevación de la Comunitat Valenciana, sí se están realizando los servicios mínimos y solucionando averías en hospitales, centros de salud, residencias o el rescate de atrapados en la cabina.

Este mismo jueves los representantes sindicales y la empresa se reunieron con el comité de arbitraje SIMA para avanzar en el proceso de negociación del convenio, sin embargo tras no alcanzarse ningún acuerdo, los actores sociales han ampliado la huelga hasta el próximo 27 de diciembre.

Los paros totales afectan aproximadamente a unos 3.000 trabajadores a nivel nacional y en la Comunitat Valenciana a unos 180 operarios más los trabajadores de administración, en total alrededor de 250 trabajadores y a 14 oficinas, aunque según señalan “muchos trabajadores de oficina no han secundado la huelga”.

Más de un més de movilizaciones que se iniciaron el pasado 5 de noviembre con una gran manifestación en Madrid, a la que siguió otra el pasado 26 de noviembre también en la capital. Además, según explica Senabre también se están realizando varias concentraciones delante de las oficinas de cada una de las capitales y ciudades. En total hay 128 oficinas de la compañía Zardoya Otis repartidas por el territorio nacional.

Motivos de la huelga

La parte social explica que la empresa en 2019 tuvo 140 millones de beneficio y en 2020, 149 millones y que en 2021 hay una previsión de una subida de 5,8% por lo que “las previsiones de futuras son realmente buenas”. Además, indican que cabe la posibilidad de que la empresa opte a los fondos europeos para la digitalización de los ascensores o el ahorro energético.

Por ello, una de las principales reivindicaciones de los trabajadores es una subida salarial “acorde a los beneficios de la empresa”, pero también piden que “una contratación neta” para que se empleen a más personas y aumenta la plantilla actual porque “durante 2020 se han perdido 67 puestos de trabajo bien por jubilación, despidos o bajas voluntarias, y que no se han repuesto”.

Según indica el representante de la Mesa negociadora de Zardoya Otis por el Sindicato de la Elevación, en Otis se firmó por primera vez en 1979 un convenio que ha sido renovado y mantenido cada cuatro años. Pero ahora la dirección “se niega” y propone recortes en materia laboral. “Nuestro primer deber es conservar este convenio que es donde se miran todas las empresas de ascensores y no lo vamos a dejar perder” ha explicado Senabre.

Los trabajadores y trabajadoras quieren seguir con los mismos beneficios sociales y derechos que hasta ahora, por ello solicitan a la dirección que “no obligue al servicio de mantenimiento de 24 horas, que ahora es voluntario; el permiso retribuido para acompañar a los hijos al médico; conciliación real; adaptación y reducción de la jornada, entre otros”.

“No queremos que se aplique la doble sala salarial ni tampoco la reforma laboral porque lo tenemos regido. Partimos de una negociación de lo que tenemos, no por debajo” concluye Senabre.

CatalàEspañol