Abre la capilla ardiente de Benedicto XVI en la basílica de San Pedro

Miles de fieles pasarán por la capilla ardiente en la basílica de San Pedro del Vaticano para despedirse del pontífice antes del funeral previsto para el jueves

La capilla ardiente del papa emérito Benedicto XVI, que falleció el 31 de diciembre, a los 95 años, se ha abierto este lunes en la basílica de San Pedro, en el Vaticano, para darle el último adiós. Desde las 9 de la mañana y durante tres días, el cuerpo estará expuesto en la basílica de San Pedro para que miles de fieles puedan rendirle sus últimos respetos.

Las autoridades esperan que más de 35.000 personas de distintas partes del mundo pasen por la capilla cada día y que el funeral cuente con más de 60.000 asistentes para despedir al papa emérito. La Basílica estará abierta este lunes de 9.00 a 19.00 horas, y el martes y el miércoles de 7.00 a 19.00 horas. El acceso es libre y sin necesidad de reservar turno.

Los restos de Joseph Ratzinger fueron trasladados a las siete de la mañana hasta la basílica desde el monasterio Mater Ecclesiae, donde residió el papa emérito desde su renuncia en febrero de 2013.

El funeral se celebrará el próximo 5 de enero a las 9.30 horas y estará presidido por el papa Francisco en la plaza de San Pedro del Vaticano. Será la primera vez en la historia moderna que un papa presida el funeral de su predecesor. Después el féretro del pontífice emérito será enterrado en las grutas vaticanas, donde se albergan las tumbas de los distintos papas.

Las últimas palabras de Benedicto XVI

Este lunes también han trascendido las últimas palabras del Papa emérito Benedicto XVI, que fueron recogidas en la mitad de la noche por un enfermero. Según explican desde el Vaticano, alrededor de las 3 de la madrugada del 31 de diciembre, pocas horas antes de su muerte, con voz fina, pero claramente distinguible, dijo en italiano: “¡Señor, te amo!”.

“Éstas fueron sus últimas palabras comprensibles, porque después ya no fue capaz de expresarse” relató conmovido su secretario, monseñor Georg Gänswein. “¡Señor, te amo!”, casi un resumen de la vida de Joseph Ratzinger, que desde hacía años se preparaba para el encuentro definitivo, cara a cara, con el Creador.

CatalàEspañol