Expertos en adicciones alertan del impacto de las ‘cajas botín’ en los videojuegos

El Ayuntamiento de Valencia y la Fundación Patim abordan los nuevos contextos sociales, los factores de riesgo y el efecto de las ‘recompensas online’

Abordar hasta qué punto las llamadas ‘cajas botín’ de los videojuegos pueden llevar a conductas adictivas es uno de los puntos que este martes se pondrán sobre la mesa en el encuentro anual que organiza la fundación Patim, contra las adicciones, en colaboración el ayuntamiento de Valencia.

Y es que aunque todos los expertos coinciden en que la capacidad adictiva se incrementa cuando ponemos una recompensa inmediata, en este caso con las denominadas ‘cajas botín’, marcar los límites entre lo que es el juego y una conducta comportamental adictiva será el primer punto de un encuentro que alerta también de una falta de regulación que puede tener consecuencias desastrosas.

Por otro lado, conocer y apuntar a esos ‘componentes de vulnerabilidad’, que desde el punto de vista de las empresas “son los factores en los que ellos van a incidir y por tanto engancharte”, como apuntan desde Patím, es otro de los elementos claves que se plantean.

Sin embargo, aterrizando ya en esos ámbitos virtuales, donde se explica con qué tipo de recompensas se encuentran hoy los ‘nativos digitales‘ se empieza a vislumbrar, además, el componente económico que a base de mejoras en un personaje, compras de elementos mágicos o cualidades, versiones mejoradas, etc. puede hacer traspasar la delicada línea de la frontera entre lo lúdico y aquello comportamentalmente adictivo.

Por eso, los expertos analizan cómo, aunque la mayoría de recompensas iniciales son gratuitas y parecen basarse ‘a priori’ en la habilidad de los jugadores, pronto empiezan a entrar las pequeños componentes de recompensas adicionales, por los que quizás solo se pida, un par de euros, pero que inician una camino que no está regulado.

Así hay recompensas que tienen que ver con vestimentas más decorativas, con características que te permitirán vencer, las ‘pay to win’, basadas en mejoras que se introducen los personajes para aumentar su competitividad o exclusividad o con otros elementos adicionales que ya implican un desembolso por mínimo que sea.

De hecho, aunque la legislación existe sobre las cajas botín, pero en los últimos años pese a tener un marco de la ley del juego, tanto en el ámbito autonómico como en el estatal para su regulación, esto no implica que se estén desarrollando las regulaciones específicas.

Por eso, expertos en adicciones, programadores, jugadores y especialistas de entidades sociales en prevención y tratamiento revisarán la relación entre videojuegos, cajas botín y nativos digitales durante una jornada que se celebrara este martes en Valencia.

En “¿A qué jugamos?” se tratarán desde distintos puntos de vista los nuevos contextos sociales y familiares, los factores internos y externos que influyen en la toma de decisiones, así como el efecto de las recompensas vinculadas al auge de los videojuegos ‘online’ para encontrar algunas respuestas ante avance de la sociedad tecnológica.

Programa de las jornadas “¿A qué jugamos?”, 2021

El Ayuntamiento de Valencia y la Fundación Patim organizan esta jornada formativa y debate que se celebra el 26 de octubre en el complejo deportivo cultural Petxina (Paseo de la Petxina, 42. 46008 Valencia) entre las 9.30 y las 14:30 horas.

CatalanSpanish