[:es]Golpe a favor para la hostelería: el TSJCV admite a trámite el recurso contra el cierre del sector[:ca]Colp a favor per a l’hostaleria: el TSJCV admet a tràmit el recurs contra el tancament del sector[:]

La sección cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha admitido a trámite el recurso que presentado por la asociación SOS Hostelería contra la resolución de 19 de enero de la Conselleria de Sanidad que estableció el cierre total del sector "como consecuencia del agravamiento de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19", según ha informado la plataforma

[:es]El presidente de SOS Hostelería, Fidel Molina, ha mostrado su satisfacción por la decisión del TSJCV y ha denunciado que la resolución de la Generalitat es “contraria a Derecho” y “gravemente lesiva para los intereses del colectivo de hosteleros y restauradores”, ha indicado la entidad en un comunicado.

Para el representante, el hecho de que el recurso haya sido admitido a trámite “supone un balón de oxígeno para los hosteleros” ya que, a su juicio, “existen muchas posibilidades de que el TSJCV acabe decretando la medida cautelar de reapertura del sector, como así ha sucedido en el País Vasco”.

Molina ha señalado que la concesión de la medida cautelar “es fundamental para evitar graves y perjudiciales consecuencias para los administrados”, al tiempo que ha censurado consellera de Sanidad, Ana Barceló, “no ha explicado los motivos que le llevan a cerrar determinados tipos de establecimientos y a suspender ciertas actividades y otras no, ni tampoco por qué el empeoramiento de la pandemia justifica el cierre de establecimientos y la suspensión de ciertas actividades mientras mantiene abiertas otras actividades no esenciales”.

Según la demanda presentada por SOS Hostelería, “estos cuestionamientos ponen de manifiesto el criterio discriminatorio y arbitrario contenido en los apartados de la resolución que se impugna”.

El presidente de SOS Hostelería ha insistido en que la disposición impugnada “afecta directamente no sólo a derechos fundamentales de los afectados, sino también a intereses públicos especialmente intensos, y de forma terrible a los principios de libertad de empresa, igualdad e interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos”.

La demanda presentada por SOS Hostelería señala que el “concienzudo” informe de evaluación y seguimiento de la situación por la pandemia COVID-19 en la Comunitat Valenciana de fecha 19 de enero de 2021, elaborado por la Subdirección General de Epidemiología, Vigilancia de la Salud y Sanidad Ambiental, así como el informe de misma fecha elaborado por la Directora General de Asistencia Sanitaria a los que se hace referencia en la resolución, ponen de manifiesto un “sustancial” repunte de los casos y un “agravamiento” de la situación epidemiológica en los últimos días “aunque no existen motivos objetivos u objetivables que justifiquen el criterio de cerrar el sector de la hostelería y restauración, en contraposición a la decisión adoptada en otros sectores como por ejemplo el de las grandes superficies y centros comerciales”.

Por ello, los hosteleros valencianos consideran que el cierre de la actividad de la hostelería en los términos descritos “carece de justificación, no siendo ni proporcional ni idónea ni motivada dicha drástica medida, no superando por lo tanto el test o juicio de proporcionalidad”.

Sobre el impacto de la situación sanitaria en la actividad económica y social en la Comunitat Valenciana, desde el colectivo de hosteleros afirman que de los informes técnicos a los que hace referencia la resolución se desprende que el origen del incremento en los contagios en las últimas semanas “deriva principalmente de contagios producidos en el ámbito social o familiar y en reuniones como las llevadas a cabo con motivo de las últimas fiestas navideñas en domicilios particulares”.

En este sentido, Fidel Molina ha defendido que “ni la causa del actual repunte ni la solución al mismo pasa por cerrar el sector de la hostelería, máxime teniendo en cuenta las estrictas medidas de higiene y seguridad con las que cumplían dicho sector con anterioridad a acordarse el cierre de la actividad del mismo”.

“La imposición del cierre de la actividad hostelera supone la privación absoluta y una intromisión administrativa brutal sobre el derecho constitucional del ejercicio de la libertad de empresa a un sector tan amplio y significativo en la Comunitat como son la restauración y la hostelería”, ha aseverado.

Molina ha remarcado que, a causa del carácter “extraordinario y especial” que supone el cierre total del sector, así como “las implicaciones que las medidas suponen desde un punto de vista constitucional, empresarial, laboral, social y económico”, la resolución “debería haber abordado adecuadamente las implicaciones que tiene para la salud pública el mantenimiento o la suspensión de unas actividades no esenciales frente a otras sobre las que se ha decidido su mantenimiento con restricciones menos lesivas”.[:ca]El president de SOS Hostaleria, Fidel Molina, ha mostrat la seua satisfacció per la decisió del TSJCV i ha denunciat que la resolució de la Generalitat és “contrària a Dret” i “greument lesiva per als interessos del col·lectiu d’hostalers i restauradors”, ha indicat l’entitat en un comunicat.

Per al representant, el fet que el recurs haja sigut admés a tràmit “suposa un baló d’oxigen per als hostalers”, ja que, al seu judici, “existeixen moltes possibilitats que el TSJCV acabe decretant la mesura cautelar de reobertura del sector, com així ha succeït al País Basc”.

Molina ha assenyalat que la concessió de la mesura cautelar “és fonamental per a evitar greus i perjudicials conseqüències per als administrats”, al mateix temps que ha censurat consellera de Sanitat, Ana Barceló, “no ha explicat els motius que li porten a tancar determinats tipus d’establiments i a suspendre unes certes activitats i altres no, ni tampoc per què l’empitjorament de la pandèmia justifica el tancament d’establiments i la suspensió d’unes certes activitats mentre manté obertes altres activitats no essencials”.

Segons la demanda presentada per SOS Hostaleria, “estos qüestionaments posen de manifest el criteri discriminatori i arbitrari contingut en els apartats de la resolució que s’impugna”.

El president de SOS Hostaleria ha insistit que la disposició impugnada “afecta directament no sols a drets fonamentals dels afectats, sinó també a interessos públics especialment intensos, i de manera terrible als principis de llibertat d’empresa, igualtat i interdicció de l’arbitrarietat dels poders públics”.

La demanda presentada per SOS Hostaleria assenyala que el “conscienciós” informe d’avaluació i seguiment de la situació per la pandèmia COVID-19 en la Comunitat Valenciana de data 19 de gener de 2021, elaborat per la Subdirecció General d’Epidemiologia, Vigilància de la Salut i Sanitat Ambiental, així com l’informe de mateixa data elaborat per la Directora General d’Assistència Sanitària als quals es fa referència en la resolució, posen de manifest un “substancial” repunt dels casos i un “agreujament” de la situació epidemiològica en els últims dies “encara que no existeixen motius objectius o objectivables que justifiquen el criteri de tancar el sector de l’hostaleria i restauració, en contraposició a la decisió adoptada en altres sectors com per exemple el de les grans superfícies i centres comercials”.

Per això, els hostalers valencians consideren que el tancament de l’activitat de l’hostaleria en els termes descrits “manca de justificació, no sent ni proporcional ni idònia ni motivada esta dràstica mesura, no superant per tant el test o judici de proporcionalitat”.

Sobre l’impacte de la situació sanitària en l’activitat econòmica i social en la Comunitat Valenciana, des del col·lectiu d’hostalers afirmen que dels informes tècnics als quals fa referència la resolució es desprén que l’origen de l’increment en els contagis en les últimes setmanes “deriva principalment de contagis produïts en l’àmbit social o familiar i en reunions com les dutes a terme amb motiu de les últimes festes nadalenques en domicilis particulars”.

En este sentit, Fidel Molina ha defensat que “ni la causa de l’actual repunt ni la solució la mateixa pasa per tancar el sector de l’hostaleria, màximament tenint en compte les estrictes mesures d’higiene i seguretat amb les quals complien este sector amb anterioritat a acordar-se el tancament de l’activitat d’este”.

“La imposició del tancament de l’activitat hostalera suposa la privació absoluta i una intromissió administrativa brutal sobre el dret constitucional de l’exercici de la llibertat d’empresa a un sector tan ampli i signi[:]



CatalanSpanish