Más de 150 niños y adolescentes de Orriols serán atendidos en un programa de inclusión social

Servicios Sociales ha alcanzado un acuerdo con la Fundación FISAT para el desarrollo de acciones con alumnado de secundaria con problemas de adaptación.

El Ayuntamiento de València, a través de la Concejalía de Servicios Sociales, ha firmado un convenio con la Fundación iniciativa Solidaria Ángel Tomás, FISAT, para desarrollar el Programa Integral del Apoyo a la Infancia, PAI, en el barrio de Orriols.

La Junta de Gobierno Local aprobará este viernes el convenio para el desarrollo de este proyecto, que incluye accionas concretas de intervención social (programa de apoyo educativo y servicio de centro de día Don Bosco), acciones de fomento de la participación ciudadana (voluntariado “Amb tu Som +”) y acciones de apoyo a la inserción laboral (programa “Som Part”).

Tal como ha explicado la concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, “el Programa Integral de Apoyo a la Infancia de Orriols permitirá atender a más de 150 niños, niñas y adolescentes, con acciones de intervención directa como el programa con el alumnado expulsado o la iniciativa aula compartida, que ofrece una alternativa a el aula en momentos concretos”. Las acciones de intervención se realizan con alumnado de secundaria con problemas de adaptación y riesgo de abandono escolar temprano –ha explicado la concejala- y asimismo se efectúan también intervenciones específicas con familias, y acciones de prevención de la desprotección ante la violencia con el foco en el sistema educativo y en la coordinación en redes dentro de la zona. “De esta manera, el Ayuntamiento presta todo su apoyo a las iniciativas específicas de las entidades del territorio para fortalecer redes de apoyo a la infancia”, ha añadido la delegada.

El proyecto tiene un presupuesto de 845.000 euros (395.000 € correspondientes al año 2022; y 450.000 € al año 2023), y el Ayuntamiento subvenciona con 300.000 € cada anualidad. El convenio tendrá una vigencia de dos años con efectos retroactivos desde el 2 de mayo de 2022. Las derivaciones de los destinatarios y destinatarias del recurso las realizan los Servicios Sociales municipales que valoran las situaciones de necesidad de las familias incluidas en los programas y planifican las actuaciones para aminorar las condiciones de vulnerabilidad o exclusión que les afectan.

Isabel Lozano ha destacado que el convenio incluye la creación de un espacio que servirá como centro neurálgico del proyecto y contribuirá a crear sinergias entre las entidades colaboradoras y a tejer realciones entre todas las personas que de una u otra forma participen en él. La concejala ha señalado que, además, este acuerdo “supondrá una mejora de la eficiencia de la gestión pública”.

Entre las acciones de colaboración que llevarán a cabo el Ayuntamiento y la entidad FISAT, destacan el diseño y desarrollo de estrategias de coordinación permanente y efectiva entre todos los agentes del barrio; la colaboración en la gestión de casos centrados en las personas; la promoción de las iniciativas ciudadanas en favor de la infancia del barrio mediante la acción comunitaria; y la colaboración en la detección de nuevas necesidades y de problemática emergente.

Se trata de actividades de utilidad pública “porque revierten en la mejora de las condiciones generales de la vida del barrio y, especialmente, promueven el bienestar de la infancia y la adolescencia al incidir sobre los obstáculos que comprometen el cumplimiento de sus derechos”, ha añadido Isabel Lozano.

FISAT es una organización sin ánimo de lucro que pertenece a la Congregación Salesiana y trabaja en el ámbito de la asistencia a la juventud desde el año 2008 en los distritos de Rascanya y Quatre Carreres (en los barrios de Torrefiel, Orriols, Sant Antoni y Na Rovella).

Tal como se señala en el acuerdo, “el contenido del programa busca defender intereses sectoriales, en la medida que favorece la integración de colectivos concretos en situación de exclusión; pero también el interés público general, puesto que las sociedades democráticas han de garantizar la cohesión del todos los grupos y personas que las integran”.

La consolidación de mejoras en la convivencia familiar y ciudadana se verá reforzada por otras medidas previstas en la zona desde diferentes ámbitos municipales con repercusión ciudadana, ha explicado la concejala de Servicios Sociales, que ha añadido que las acciones previstas en el marco de este convenio “mejorarán los resultados de la gestión municipal destinada a evitar una mayor degradación del barrio y a regenerar su dinámica”.

Además, el conocimiento que la atención primaria de servicios sociales tiene de las familias más vulnerables permitirá una mejor utilidad y aprovechamiento de los programas y acciones. “Por ello –ha concluido Lozano- es fundamental colaborar con entidades arraigadas en el barrio, que tengan ganado el reconocimiento vecinal como referentes de apoyo y que sean conocedoras en profundidad de la trayectoria que ha contribuido a agraviar su problemática social”.

CatalàEspañol