CSIF denuncia la agresión a una doctora en Alzira

El sindicato CSIF señala que fue atacada por una paciente y sus acompañantes y reclama a Conselleria vigilancia de seguridad en los centros de salud y campañas de sensibilización.

CSIF denuncia la agresión sufrida por una afiliada en su puesto de trabajo en un centro de salud de Alzira. La trabajadora, que desarrolla su labor como médico en el departamento de salud de la Ribera, ha sufrido agresión tanto física como verbal por parte de una paciente y sus dos acompañantes. El sindicato reclama con urgencia a Conselleria medidas de seguridad para proteger al personal de sanidad.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) viene avisando desde hace tiempo de la situación insostenible y del repunte de amenazas y situaciones de tensión en hospitales y, sobre todo, en centros de salud. Por ese motivo la central sindical ha exigido con reiteración vigilantes de seguridad y campañas de sensibilización para “cuidar a quien te cuida”.

El sindicato CSIF explica que la situación ha llegado a la agresión física, con denuncia interpuesta ante el Cuerpo Nacional de Policía, en un centro de salud de Alzira. Allí una de las doctoras llamó a una paciente para que entrara en consulta.

Al indicar a su acompañante que permaneciera fuera, tal como establecen los protocolos covid, esta se negó diciendo que la persona que iba a ser atendida no sabe español. Tras responder la doctora que el idioma no sería problema, la paciente empezó a gritar y a insultar a la facultativa.

La central sindical señala que acto seguido la doctora fue agarrada por los dos brazos y zarandeada, tal como ha dejado constancia en la denuncia interpuesta. Ante la agresión, que se produjo delante de otros pacientes, pidió ayuda a la celadora y le dijo que llamara a la Policía Nacional. La agresora y sus dos acompañantes se marcharon corriendo. La doctora tuvo que tomarse antiiflamatorios y ansiolíticos para poder continuar con su trabajo al sufrir, debido a la agresión, cervicalgia y ansindad.

El sindicato apunta que los hechos no terminaron ahí, ya que unos 15 minutos después de que se marcharan los agentes de Policía Nacional “acude una mujer árabe que vestía chaqueta de color rosa y pregunta a la celadora los nombres de los médicos de guardia. Tras insistirle y negarse la celadora, le ha dicho, con tono amenazante, “ya me enteraré del nombre de los médicos y del tuyo también”, tal como consta en el parte tramitado ante Conselleria.

La central sindical instó en enero por escrito a Sanitat, sin obtener todavía respuesta, a que informara y explicara qué medidas piensa adoptar ante los insultos y agresiones que se reproducen en atención primaria. La central sindical hizo esta petición en un escrito en el que avisaba de la situación, debido a la saturación actual y falta de medios, “extremadamente grave” en la citada atención primaria.

El sindicato señala que lo ocurrido a principios de este mes de marzo en un centro de salud de la localidad de Alzira se produce en un contexto de creciente tensión. Por ese motivo insiste y urge a Conselleria de Sanitat a adoptar medidas inmediatas para que hechos como el sucedido y denunciado no se reproduzcan en otros recintos sanitarios.

ValenciàEspañol