Miles de agricultores claman ‘auxilio’ para salvar el campo valenciano

Camiones y tractores han tomado las principales calles de València bajo el lema 'SOS: por la supervivencia del campo valenciano'

Miles de agricultores y tractores han tomado este viernes las calles de València para reivindicar precios justos y poder salvar el campo valenciano. Todas las organizaciones profesionales agrarias y cooperativas de la Comunitat Valenciana han vuelto a convocar una protesta bajo el lema ‘SOS: por la supervivencia del campo valenciano’ para exigir a las administraciones autonómicas y estatales medidas y garantías para asegurar su supervivencia.

La manifestación, a pesar de la lluvia, ha salido pasadas la 11.00 horas de la mañana de la plaza San Agustin, encabezada por camiones y tractores llegados desde diversos puntos del territorio valenciano para reclamar también precios “justos” porque aseguran que el campo valenciano “está en peligro”. A la protesta han asistido alrededor de 1.500 personas y unos 200 tractores y camiones, según datos de la Delegación del Gobierno.

En un texto difundido por las entidades profesionales ejemplifican que un agricultor recibe por un cajón de 18 kilogramos de naranjas navelina lo mismo que le cuesta un café en un bar, es decir, 1,20 euros; que un ganadero necesita vender 8 kilogramos de carne de cerdo para reunir el dinero que cuesta una entrada de cine; o que un arrocero debe vender 5 kilogramos de arroz para comprar un refresco de cola en la cafetería a 1,50 euros.

Por ello, reclaman la rebaja “significativa” del módulo de IRPF agrario, adaptar la Reforma Laboral a las necesidades de las campañas agrarias; garantizar unos precios de que permitan la sostenibilidad económica de las explotaciones agrícolas y ganaderas, en línea con lo que estable la ley de la cadena alimentara; exigir cláusulas espejo para que las importaciones de países tercera tengan las mismas condiciones dentro y fuera de la Unión Europea o medidas extraordinarias para aliviar la escalada de costes de producción, entre otros.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, ha manifestado que “este año tenemos un campaña agraria que es un auténtico desastre y estamos malvendiendo, muy por debajo de lo que cuesta de producir, nuestros productos” y que esto significa “perdidas, abandono de tierras, que no se incorporen jóvenes, la ruina de muchos labradores y que Comunitat Valenciana pierde una parte importante de la economía”. “La agricultura valenciana tiene futuro si los políticos valencianos, españoles y europeos quieren y se comprometen” ha remarcado.

Por su parte, Carles Peris, secretario de la LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders, ha explicado que el campo valenciano se encuentra en una situación “dramática y de riesgo” y pide más políticas orientadas a beneficiar a los pequeños agricultores y ganaderos valencianos y no solo políticas para favorecer las importaciones de terceros países que provocan precios a la baja y “favorecen a que los supermercados hagan su agosto”.

Apoyo de los partidos políticos

Asimismo, el presidente del PPCV, Carlos Mazón, ha denunciado el “abandono del campo valenciano por la falta de agua y el aumento de los costes” y ha asegurado que este SOS que manda hoy el campo valenciano “urge al Gobierno de Sánchez y al Consell de Puig que pongan en marcha de manera urgente un Plan de reconversión y reestructuración para los sectores agrarios en crisis”.

Mazón ha lamentado que “la Comunidat Valenciana sea la región con más tierras de cultivo abandonadas de toda España, récord que llevamos soportando por segundo año consecutivo” y ha asegurado que “hay que implementar un sistema nacional de seguros agrarios que responda a las verdaderas necesidades para compensar los daños de las explotaciones”.

El PSPV-PSOE también se ha sumado a la manifestación con la participación de varios dirigentes del partido, entre ellos el portavoz de Agricultura del PSPV-PSOE en Les Corts, David Calvo, que ha abogado por impulsar el sector primario valenciano desde la coordinación y ha indicado que “las soluciones pasan por la coordinación y el trabajo en equipo entre las administraciones, los sindicatos y las organizaciones agrarias” porque es un “un problema estructural que va más allá de un gobierno concreto”.

La protesta también con un respaldo masivo por parte de entidades y empresas del ámbito agrícola, donde destacan las Cooperatives agro-alimentàries, pero también de las esferas económicas y sociales. Hasta la fecha se han adherido más de 150 entidades del sector agroalimentario, sociedad civil y ayuntamientos. Próximamente los colectivos agrícolas volverán a organizar más acciones de protestas como una manifestación en Madrid.

ValenciàEspañol