viernes, 21 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Albal inicia el Plan de vigilancia y control del mosquito tigre

Es un mosquito cuya actividad es diurna, aclimatado a ambientes urbanos y que puede desarrollarse en volúmenes muy pequeños de agua.

El Ayuntamiento de Albal inicia el Plan de vigilancia y control de Mosquito Tigre (Aedes Albopictus) subvencionado por la Diputación Provincial de Valencia.

Esta subvención de la Diputación Provincial de Valencia forma parte del plan de ayudas destinadas a la realización de campañas de salud pública en el ejercicio 2023 a ayuntamientos cuya población de derecho sea inferior a los veinte mil habitantes, y cuya finalidad es garantizar un adecuado mantenimiento de las instalaciones locales y mejorar las condiciones sanitarias de la población municipal.

En la actualidad se ha convertido en una necesidad someter al mosquito tigre a un control exhaustivo porque, además de que sus picaduras, son molestas y, en algunos casos, pueden desencadenar reacciones alérgicas importantes, también puede ser un transmisor de enfermedades en zonas endémicas (malaria, dengue, filariosis, fiebre del Nilo) y al tratarse de una especie invasora, puede suponer un impacto ecológico sobre las especies autóctonas.

Es un mosquito cuya actividad es diurna, aclimatado a ambientes urbanos y que puede desarrollarse en volúmenes muy pequeños de agua. Puede producir de 30 a 50 picaduras por hora, teniendo a su disposición en estos entornos, numerosas víctimas potenciales.

El mosquito macho se alimenta de los fluidos de las plantas, por lo que no somos su objetivo, pero la hembra es hematófaga y precisa sangre para la puesta de los huevos. Su rango de vuelo en fase adulta es de unos 500 metros desde su punto de cría, aunque en determinadas circunstancias puede ser ligeramente mayor.

Es muy importante evitar los pequeños estancamientos de agua, ya que, si las condiciones ambientales de temperatura son las idóneas, las hembras pueden llegar a depositar entre 150 y 250 huevos. A temperaturas medias anuales superiores a 11ºC es posible su desarrollo, siempre que las temperaturas mínimas invernales no sean inferiores a 0ºC.

No obstante, es a partir de 17ºC en temperaturas medias cuando el mosquito aumenta sus potencialidades de desarrollo poblacional. Sus lugares favoritos son cavidades de troncos de árbol, en el interior de un neumático, maceteros, arquetas de desagüe, imbornales, balsas, piscinas sin tratamiento, cubos o depósitos de aire acondicionado. Una vez hecha la puesta de huevos, la fase larvaria transcurre entre 5 y 10 días; a la cual sucede la pupa, que a los dos días se transforma en mosquito.

Tras las inspecciones preliminares por parte de los profesionales, los objetivos específicos que se buscan con el plan de control y de vigilancia del mosquito tigre que ha puesto en marcha el ayuntamiento son los siguientes:

  • Determinación de los puntos críticos potencialmente generadores de mosquito Tigre en su fase acuática (huevos, larvas y pupa). Identificación de la especie y estimación poblacional.
  • Aplicación de tratamientos sobre las fases larvarias del mosquito
  • Valorar las condiciones del entorno en los puntos de cría y zonas de actividad de adultos. Implementación de medidas preventivas y planes de actuación sobre el medio.

También están previstas revisiones periódicas de la eficacia de los tratamientos, así como la adecuación de los métodos de prospección larvarias.

Últimas noticias

Contenido relacionado