El alcalde de Vila-real delega Hacienda y contratación en Xus Madrigal

El nombramiento oficial del actual concejal de Servicios Públicos, que además asumirá también Contratación y Gobernación, se producirá tras el Pleno de la próxima semana

Con la mirada clara y certera puesta en el objetivo de “impulsar la nueva Vila-real del siglo XXI” y centrarse por tanto en todas las acciones que lo hagan posible, el alcalde de Vila-real, ha anunciado que delega la concejalía de Hacienda, hasta ahora directamente en sus manos, en el actual teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Xus Madrigal.

Un nombramiento que probablemente será publicado oficialmente la próxima semana después del Pleno, donde aún tienen que tratarse algunos aspectos de este área que ha llevado el propio alcalde.

De este modo, el alcalde mantendrá las competencias en Economía ya que Madrigal asumirá también Contratación y Gobernación “en estos diez meses que quedan para el final de legislatura”, ha matizado Benlloch.

Esta reestructuración también afecta de forma indirecta a Anna Vicens, quien era hasta ahora responsable de estas dos áreas y que “a partir de ahora se centrará en la Concejalía de Juventud”, según ha explicado Benlloch quien se ha referido a la preocupación para las consecuencias y las situaciones derivadas de la pandemia y de la crisis que están viviendo los vila-realenses más jóvenes.

En cuanto a lo que representará económicamente para Madrigal sumar la gestión de estas áreas por lo que respecta a su retribución, Benlloch ha respondido a la pregunta asegurando que sus concejales, “ya saben lo que hay” dejando entrever que eso no supondrá ningún incremento salarial.

Las razones de Benlloch para la reestructuración

En cuanto a las razones que han impulsado al alcalde a plantearse esta reestructuración, el primer edil ha detallado que debe centrar sus esfuerzos en aquellos pilares y aspectos claves para la impulso de la ciudad.

En primer lugar se ha referido a la necesidad de gestionar la crisis derivada de la guerra de Ucrania y la inflación, dentro de las posibilidades del municipio. Así se marcará prioridades “para no derrochar recursos a causa del aumento de costes en las obras”. Un punto en el que ha insinuado en abandonar momentáneamente proyectos de obras y licitaciones que han salido a concurso y han quedado desiertas. “A lo mejor, no es el momento y con ese dinero podemos pagar otra cosa”, ha añadido.

Por otro lado, la delegación de algunas competencias le permitirá “gestionar el tsunami de nuevas sentencias urbanísticas de la etapa del PP y evitar la quiebra del Ayuntamiento y sobre todo impulsar la nueva Vila-real del siglo XXI en un momento histórico para transformar la ciudad a través de la oportunidad que suponen los fondos europeos”.

En este aspecto, Benlloch ha resumido que el ayuntamiento del cerca del centenar de juicios pendientes que tiene, más de una cuarentena corresponden a temas urbanísticos heredados de la época del PP.

Objetivos “casi cumplidos” en Hacienda

El alcalde ha recordado que en 2019 se marcó una decena de objetivos en el área de Hacienda, entre los que ha destacado la actualización del IBI y la modernización de la ordenanza fiscal con bonificaciones y exenciones; la reducción del periodo medio de pago, que ahora se sitúa en 26,4 días; reequilibrar las cuentas para evitar la intervención; la creación de la oficina presupuestaria y la separación de los departamentos de Intervención y Secretaría; la aplicación de la fiscalización limitada o el plan de mejora de la recaudación ejecutiva.

“Después de tres años, he podido cumplir el 80% de los objetivos, aunque algunos como la creación de las nuevas oficinas de Economía en el antiguo edificio de los juzgados se han quedado pendientes”, ha reconocido. Benlloch también ha indicado que seguirá estando al frente de la concejalía de Economía para pilotar la recuperación de la ciudad tras la pandemia.

CatalàEspañol