Alicante favorecerá la llegada de empresas tras un convenio con los agentes de la propiedad inmobiliaria

La Oficina municipal de Atracción de Inversiones firma un convenio con el colegio oficial de API para que sus afiliados se integren en la red de embajadores de la Agencia Local de Desarrollo

La Oficina de Atracción de Inversiones de Alicante -ALIA-, entidad adscrita a la Agencia Local de Desarrollo del Ayuntamiento de Alicante, y el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria -API Alicante- han formalizado un convenio de colaboración por el que esta entidad y las empresas que la componen han quedado integradas en la red de embajadores de la agencia alicantina, con el objetivo de proporcionar atención y servicio a empresas para que se establezcan en Alicante.

El acuerdo ha sido suscrito por la concejala de Empleo y Fomento y presidenta de la Agencia Local de Desarrollo, Mari Carmen de España y por la presidenta de API Alicante, Marifé Esteso Rubio.

La edil Mari Carmen De España ha resaltado que “esta colaboración pretende establecer las acciones oportunas para que API y sus empresas colaboradoras sean un importante embajador de las propuestas que la ciudad ofrece a organizaciones y empresas para establecerse en Alicante y disfrutar de la calidad de vida, el clima y las ayudas que para el desarrollo y el empleo genera la Agencia Local de Desarrollo”.

ALIA es la Oficina de Atracción de Inversiones de la ciudad de Alicante, impulsada por la Agencia de Desarrollo Local, cuya misión es la captación, asesoramiento y atención a empresas y proyectos que deseen establecerse en la ciudad, a través de servicios personalizados de consultoría, diplomacia económica e información sobre las potencialidades, sectores, servicios y ventajas competitivas de Alicante, así como oportunidades de negocio y su tejido empresarial.

Por su parte, el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de la provincia de Alicante es una corporación de derecho público, de carácter profesional, reconocida y amparada por la Constitución Española, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines.