Alicante modera sus compras para el sorteo de Lotería de Navidad

Las administraciones registran menos ventas que en 2021 pero la solidaridad no falla por ejemplo en Vall d'Ebo, afectado por el incendio de este verano

Recta final para la celebración de uno de los sorteos de lotería más esperados y no cabe duda que el más tradicional, el de Navidad el próximo 22 de diciembre. Los bombos llegaron hace dos días al Teatro Real y las administraciones de loterías apuran las últimas ventas y encargos. Sin embargo, parece que 2022 ha traído menos entusiasmo, quizá por la inflación o quizá porque el año pasado salíamos de una pandemia que nos llevó a probar suerte, comentan en distintas administraciones consultadas.

El número de décimos por persona ha disminuido según estas administraciones consultadas por Diario de Alicante en grandes poblaciones como Alicante o en municipios turísticos como Torrevieja, donde por término medio han adquirido uno o dos.

En pleno centro de la capital, en la administración número 36, La Sueca, en el Corte Inglés de Federico Soto, Isabel Alonso, explica que lo normal este año es que se venda un solo décimo por persona. El verano ha ido más o menos similar al pasado. Sin embargo desde octubre han bajado las ventas en comparación con 2021. “Hay menos gente y se compra menos volumen de décimos”.

También ha disminuido su actividad con empresas. “Vendemos números completos a grandes empresas que este año no han vendido ni la mitad de las series que se llevan”.

En la administración número 1, en la calle Joaquín Chapaprieta, 10, de Torrevieja, nos atiende Mari Carmen Guillamón, que lamenta que este año la gente se ha retraído y esperan que les sobre “bastante lotería“. En cualquier caso, “esta semana está un poquito más animado, pero claro, no va a compensar lo que se va a vender ahora con lo que hemos dejado de vender. Esperemos que que el resultado sea positivo”.

También recuerda que “el año pasado después de lo que pasamos yo creo que la gente salió con mucho más estímulo de gastar, de disfrutar y este año se nota que no, que han sido muchas cosas y la situación está un poco regular”.

Las ventas de cofradías y peñas u otros colectivos de Torrevieja siguen funcionando aunque sí se han perdido a empresas como clientes. “Lo que ahora no hay es la venta que ha habido anteriormente de empresas de la construccion, que se daba mucho. Y ahora, como no hay mucho movimiento de trabajo, todo ese tipo de empresas que compraban billetes completos, la venta ha desaparecido”.

En el Saurí d’Or, la única administración de Pego no parecen haber notado tanto descenso de ventas. “En ventanilla puede que compren menos cantidad. Una media de 3-4 decimos“. Allí “hasta ahora estaba bastante tranquilo. Estos días ya hay mucho trabajo. La gente ya lo ve más cerca y se anima a comprar”, cuenta su propietaria Maribel Fillol.

La lotería solidaria este año se dirige a Vall d’Ebo

Este negocio es además el más cercano al municipio de Vall d’Ebo y otros de alrededores afectados por el gran incendio del pasado agosto. Maribel Fillol afirma que la venta solidaria y la que busca la suerte por la tragedia vivida se está notando. “Tengo muchos clientes de Ebo que vienen aquí a comprar y sí que han vendido mucha más lotería porque se han preocupado de venderla. Se han movido mucho. Cuando hicieron la fiesta del Perelló”, por ejemplo.

A través de bares, comercios, amistades o personas de la zona que residen ahora fuera d’Ebo, la población ha distribuido más números con el deseo de recuperar la normalidad que el fuego les arrebató.

Nori Jiménez pertenece a la Associació de Dones de La Vall d’Ebo. Han vendido este año 182 décimos de los habituales 100 que vendían otros años. Si toca, en la asociación tienen claro que les gustaría ayudar a las personas. “Hay una que perdió su casa, dos coches y todo lo que tenía dentro. Y tenemos que ayudarle.”

La solidaridad ha llegado a estas mujeres desde zona cercanas, como un regalo de un décimo que les ha hecho alguien de otro pueblo pero también incluso desde fuera de la provincia. “Me llamó de Gandía un chico. Tengo guardado dos decimos y vendrá a por ellos”. Si toca el 95 será la terminación de la suerte para estas mujeres de la Vall d’Ebo.

El 22 y el 82 las dos terminaciones de esta Navidad, el 95 la de les dones de la Vall d’Ebo

Las administraciones contactadas coinciden en una serie de números que cada año son favoritos en ventas. “Terminaciones 7, 5, 9, 13, 69, 15 siempre son números que la gente busca mucho. Aparte, fechas”, cuenta Maribel Fillol, del Saurí d’Or. El número del año es habitualmente muy demandado. “Tengo un 22 abonado y he vendido un montón para el niño por fechas de nacimientos. He vendido por toda España”. Pero no solo nacimientos, sino bodas u otras celebraciones.

Sin embargo, si un número ha causado “fiebre” este año ha sido el 20.182, que predijo a principios de noviembre el vidente Luis “El Oráculo” asevera Isabel Alonso de La Sueca, en Alicante. “Tuvimos aquí una revolución. Todo el mundo quería venir a buscar ese décimo”, así que en la administración tuvieron que poner carteles diciendo que no lo tenían. “Una locura”.

CatalàEspañol