Las altas temperaturas del mar podrían provocar lluvias torrenciales en la Comunitat

La AEMET prevé que será un otoño más cálido de lo habitual tras registrar el verano más caluroso desde que hay datos en la Comunitat

El otoño de 2022, que comenzará el próximo 23 de septiembre, será más cálido de lo habitual y las temperaturas se situarán por encima de lo que es “normal”, además lo más probable es que las lluvias estén por debajo de lo que estamos acostumbrados durante este periodo otoñal, aunque “siempre pueden haber situaciones puntuales y tener precipitaciones fuertes”. Así lo ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en la Comunitat Valenciana, D. Jorge Tamayo, durante la presentación del resumen climático del verano de 2022 en el territorio valenciano.

Estas altas temperaturas unidas al calentamiento del agua del mar podría provocar algunas gotas frías o lluvias torrenciales, aunque según Tamayo no hay información suficiente que pueda mostrar esto a tantos días. “El mar está caliente, es decir, hay energía para que si se disparan las precipitaciones, pueden ser intensas, pero el mar está caliente todos los años” ha indicado el delegado, que también ha asegurado que no hay indicios de que se pueda dar una DANA “tan potente” como la de 2019.

Y es que la temperatura del mar del 14 de mayo al 17 de septiembre, ha batido “récords” y ha registrado durante 42 días una temperatura cercana a los 27ºC, con valores altos que han llegado al máximo histórico de la serie. El 11 de agosto la bolla de medición de València llego a recoger una temperatura cercana a los 30°, cuatro décimas por encima del máximo anterior en 2003.

Por su parte, Jose Manuel ha señalado que “una futura DANA o gota fría depende de varios factores, ya que el otoño es una época problemática desde el punto de vista de las lluvias.” “Tenemos un mar más caliente de lo habitual, lo que puede proporcionar energía necesaria para que se puedan producir, pero no todo depende de un único factor, sino de varios que deben darse a la vez en un orden determinado y en un mismo lugar” ha afirmao. 

Eso sí, ha indicado que la DANA que está afectando a la zona de Canaria se irá desplazando durante las próximas horas y días hasta el suroeste de Andalucía, y llegará a la Comunitat Valenciana el próximo jueves, aunque ya en fase de disipación y “de refilón”, lo que podrá conllevar algunas precipitaciones y la bajada de las temperaturas.

El verano más caluroso de la serie

Del mismo, Tamayo ha explicado que este verano ha sido extremadamente cálido y el más caluroso desde que hay datos (1950), superando incluso el de 2003, que hasta la fecha era el más “excepcional”. La temperatura media ha sido de 25,3°C, dos grados por encima de lo “normal”, siendo el 13 de agosto el día más cálido del verano, donde se registraron varios reventones cálidos como el de Cullera que provocó la muerte de un joven en el festival Medusa.

De los tres meses de verano, junio ha sido el más cálido, aunque julio y agosto han sido los segundos más cálidos de sus respectivas series. A pesar del descenso térmico de los últimos días, septiembre también está teniendo un carácter “extremadamente cálido”, con una anomalía durante los primeros 18 días de +2,3ºC.

Ola de calor
Imagen de archivo

De los 110 días del verano, del 1 de junio al 18 de septiembre, 103 días han tenido una temperatura media superior al promedio normal, y es que este verano ha sido el que más horas de sol ha tenido desde 2001. En este sentido, en la localidad de Alicante se registró la temperatura más alta en 125 años, cuando la capital llego a los 42 grados. 

Para el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en la Comunitat Valenciana, ha sido un “verano agobiante” en cuanto temperaturas, que se han mantenido durante días y han sido “muy altas” de noche como consecuencia del calentamiento del mar que ha inhibido las brisas. Durante los meses de junio, julio y agosto, València ha registrado 106 noches tropicales (la temperatura no baja de 20°C), Castellón, 98 noches, un “récord” histórico, mientras que en Alicante han sido 89, que se sitúa por debajo del máximo registrado. 

Esto ha provocado que también haya sido un verano “extremadamente seco” en la Comunitat Valenciana, con una precipitación acumulada de 42,5 l/m2, un 45% inferior a la de la climatología de referencia, con 60,9 l/m2. Por provincias, el déficit medio provincial en Alicante ha sido del 50%, en Castellón del 38% y en València del 15%.

ValenciàEspañol