Aprobada por unanimidad la reforma fiscal del Botànic en Les Corts

Los grupos de la oposición han apoyado finalmente la rebaja del IRPF a las rentas inferiores a 60.000 euros, a pesar de parecerles insuficiente

Todos los grupos parlamentarios de Les Corts Valencianes, incluido PP, Ciudadanos y Vox, han dado luz verde este jueves la reforma fiscal “progresista” del Botànic. Para sorpresa del gobierno valenciano, toda la oposición ha decidido finalmente apoyar la rebaja de impuestos a las rentas bajas y medias, a pesar de tildarla de “insuficiente”.

Esta reforma tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2022 y supondrá un ahorro de 149 millones para las familias valencianas en un momento de inflación y altos costes energéticos. En concreto, incluye una rebaja del IRPF a las rentas inferiores a 60.000 euros, una nueva tarifa autonómica del IRPF para este ejercicio, y un aumento del 10% de las deducciones y bonificaciones fiscales y de los límites de renta para acceder a ellas. Así pues las rentas de 10.000 euros se ahorrarán 94,5 euros; las de 20.000 se ahorrarán 117 euros; y las de 30.000 se ahorrarán 67 euros.

El pacto de los socios del Botànic todavía tiene pendiente la subida impositiva para las rentas altas que se incluirá dentro de la ley de acompañamiento y los Presupuestos de 2023 y se empezará aplicar a partir del año siguiente. Esta subida no contará con el apoyo de los grupos de la oposición.  

Por su parte el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha celebrado la aprobación por unanimidad de la “reforma fiscal progresistas y progresiva” del Consell y ha asegurado que demuestra la “consolidación y estabilidad política clave para la creación de puestos de trabajo y el estado del bienestar más avanzado y un prestigio de las propias instituciones valencianas”. “Es una buena noticia para la sociedad valenciana y demuestra que hay posibilidades de llegar acuerdos” ha indicado.

El impuesto de sucesiones “rompe acuerdos del Botànic”

A pesar de la armonía que se respira con la reforma fiscal, los socios del Botànic se encuentran en un momento “turbulento” por la enmienda presentada en solitario por el PSPV para bonificar al 99% el impuesto de sucesiones en la transmisión de todas las empresas familiares y no solo de las que facturan menos de diez millones de euros. Aunque Compromís y Podemos han avisado de que no la apoyarán, la oposición, PP y Ciudadanos, están dispuestos a respaldar la iniciativa.

Durante la sesión de control, la síndica de Compromís, Papi Robles, ha advertido a Puig que “es un gran error bajar impuestos a los más ricos porque eso rompe acuerdos del Botànic, emblandece los servicios públicos y no ayuda a mejor la economía”. “Estoy convencida que podemos evitar este gran error” ha precisado la portavoz de la formación valencianista, que también ha recordado que “el acuerdo del Botánico hay que cuidarlo y cultivarlo, y eso se hace con acuerdos como el que llegamos en 2020 con la reforma de sucesiones y donaciones”.

Por su parte, el jefe del Consell ha defendido que la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones a las empresas familiares pretende “fortalecer la competitividad y garantizar su supervivencia”, ya que representan el 91% del tejido empresarial valenciano y genera el 85% del empleo. Asimismo ha señalado que la mayoría de las comunidades autónomas ya aplican esta reducción del impuesto y que “hay que proteger a las empresas para que cada vez tengan un tamaño superior y no sean absorbidas por grandes grupos” tras los cambios generacionales.

“La medida no tiene un impacto económico relevante. No se está poniendo en cuestión el Estado del Bienestar, estamos hablando de que probablemente no llegue al medio millón de euros” ha asegurado Puig, que ha resaltado que este Gobierno “gobierna para todos y también para las pequeñas y medianas empresas valencianas“.

CatalàEspañol