[:es]La expectativa de ayudas mantiene las altas en los autónomos valencianos[:ca]L’expectativa d’ajudes manté les altes en els autònoms valencians[:]

El retraso en las ayudas ha empezado a desplomar los datos en el último mes ya que muchos se mantuvieron de alta pero cesaron su actividad

[:es]El número de autónomos en la Comunidad Valenciana durante el año de la pandemia, no solo se mantuvo sino que registró un incremento del 0,7 situándolo así por encima de la media nacional que estuvo en el 0,4. Sin embargo, el primer mes del año estos datos ya han empezado a caer.

La explicación de estas cifras, ofrecidas por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA-, según los registros de la Seguridad Social, radica básicamente en dos factores. Por un lado, los números globales no contemplan el denominado “cese de actividad” lo cual implica que mientras un autónomo no se haya dado de baja como tal, aunque su negocio no esté en marcha, seguirá constando en los registros. Y por otra parte, cabe recordar que las distintas promesas políticas de ayudas a diferentes sectores que ha formado parte del discurso del año del COVID han generado que cientos de autónomos trataran de aguantar con la esperanza de que llegaran las inyecciones económicas que les permitieran retomar su actividad.

 

Ahora, casi a finales de febrero y con distintos planes autonómicos en marcha como el “Resistir”, compatibles con otras líneas de ayudas específicas diseñadas en ámbitos locales o sectoriales, pero que todavía no se han materializado económicamente, la espera parece hacerse más dura y se empiezan a notar las consecuencias de mantener los pagos con la actividad cerrada. Al menos así parecen indicarlo las cifras que en enero de 2021 ya hablan de un descenso del 0,5 en las altas en la Comunidad. Un dato que esta vez también supera a ligeramente a la media nacional aunque en esta ocasión en sentido negativo.

Como explican algunos autónomos de distintos sectores, parece que muchos de ellos pusieron el acento en “aguantar hasta final de año” y otros esperaban recibir “alguna compensación no solo por lo que no hemos ingresado sino por lo que hemos tenido que aportar para poder seguir estando dados de altra en el régimen de autónomos” como comenta la empresaria de un centro de estética.[:ca]El número d’autònoms a la Comunitat Valenciana durant l’any de la pandèmia, no sols es va mantenir sinó que va registrar un increment del 0,7 situant-lo així per sobre de la mitjana nacional que va estar en el 0,4. No obstant això, el primer mes de l’any estes dades ja han començat a caure.

L’explicació d’estes xifres, ofertes per la Federación Nacional de Associaciones de Trabajadores Autónomos-ATA-, segons els registres de la Seguretat Social, radica bàsicament en dos factors. D’una banda, els números globals no contemplen el denominat “cessament d’activitat” la qual cosa implica que mentre un autònom no s’haja donat de baixa com a tal, encara que el seu negoci no estiga en marxa, continuarà constant en els registres. I d’altra banda, cal recordar que les diferents promeses polítiques d’ajudes a diferents sectors que ha format part del discurs de l’any de la COVID han generat que centenars d’autònoms tractaren d’aguantar amb l’esperança que arribaren les injeccions econòmiques que els permeteren reprendre la seua activitat.

Ara, gairebé a la fi de febrer i amb diferents plans autonòmics en marxa com el “Resistir”, compatibles amb altres línies d’ajudes específiques dissenyades en àmbits locals o sectorials, però que encara no s’han materialitzat econòmicament, l’espera sembla fer-se més dura i es comencen a notar les conseqüències de mantenir els pagaments amb l’activitat tancada. Almenys així semblen indicar-ho les xifres que el gener de 2021 ja parlen d’un descens del 0,5 en les altes en la Comunitat. Una dada que esta vegada també supera a lleugerament a la mitjana nacional encara que en esta ocasió en sentit negatiu.

Com expliquen alguns autònoms de diferents sectors, sembla que molts d’ells van posar l’accent a “aguantar fins a final d’any” i altres esperaven rebre “alguna compensació no sols pel que no hem ingressat sinó pel que hem hagut d’aportar per a poder continuar estant donats d’alta en el règim d’autònoms” com comenta l’empresària d’un centre d’estètica.[:]

Lo más leído

CatalanSpanish