Los autónomos, contra una reforma con tablas “mal confeccionadas”

El presidente de ATA Comunidad Valenciana asegura que en tramos bajos de ingresos el primer año se llega a pagar hasta el 80% del rendimiento

El desacuerdo de los autónomos de la Comunidad Valenciana respecto a la nueva propuesta de reforma de las cuotas de este colectivo, que lanza el gobierno, es tal que piden que esta “se retire y se empiece desde cero”. Así lo ha apuntado el presidente de ATA Comunitat Valenciana, Alberto Ara en una entrevista para Actualitat Valenciana donde deja claro que no están de acuerdo “ni en la forma, ni en el fondo”.

El presidente valenciano de ATA añade además que las tablas articuladas que les presentaron “en poco más de folio y medio”, “están mal confeccionadas”. Como ejemplo explica que en el primer año de esos nueve, de lo que sería el periodo transitorio para la aplicación definitiva, “un autónomo con 3.000 euros de rendimiento neto tendrá que pagar 1.080 euros de cotización, es decir un 80%”.

Además, Ara también lamenta las formas en que ese borrador ha llegado a los autónomos. “Me parece que no es de recibo que nos tengamos que enterar de las medidas que propone el gobierno por la prensa. Además de que en el documento con esas tablas donde figuran los 13 tramos, se ve que están mal confeccionadas. Porque son tablas que no son progresivas”.

Respecto la aplicación de esta propuesta desde el 2023 hasta el 2032, también explica que aunque es cierto que en 2032 quien tuviera ese rendimiento de 3.000 euros pagaría 90 pero el problema radica en que “no se aplican porcentajes, sino unas franjas que resultan inaceptables por lo que suponen para un autónomo”.

Falta de “músculo financiero”

Con todo, el presidente de ATA Comunitat Valenciana también coincide en que “no es el momento de una reforma”. Un argumentario que hace poco más de una semana también esgrimía el presidente de la CEV (Confederación de Empresarios Valencianos), entidad de la que ARA es vicepresidente y que dirigía a la Ministra de Indústria en el acto de la visita del Rey a Castelló.

De hecho, en cuanto a las implicaciones futuras que el actual momento supondrá para estos trabajadores, incluso al margen de que se lleguen a aplicar estas medidas con las que ATA se muestra en total desacuerdo, Ara apunta ya lo que supondrá “la falta de músculo financiero de los autónomos”.

“Cuando se termine el año 2021 habrá que ir a pedir créditos a la banca, y con un balance como el que presentarán la mayoría de las pymes, la banca va a tener que pensar en alguna especie de aval que pueda aceptar”, explica.

“Nosotros estamos en una situación muy complicada por falta de músculo financiero y por tanto si ni siquiera vamos a tener forma de acceder al crédito no podemos aceptar una reforma fiscal como la que se plantea”, concluye. “Estamos abiertos a sentarnos a negociar, no seremos nosotros los que nos levantemos de la silla”, añade.

CatalanSpanish