El ayuntamiento retirará los cascotes de Lagasca tras dos meses desde el incendio de Oxo

El concejal de urbanismo, José Luís López, ha tenido que dar la orden ante la inacción de la empresa promotora de la obra que no ha presentado ningún plan tras el siniestro que obligó a cortar la calle por motivos de seguridad.

Los cascotes que desde hace más de dos meses han mantenido cortada al tráfico la calle Lagasca de Castelló tras el incendio del pasado 7 de abril de la antigua discoteca Oxo, finalmente, serán retirados por el ayuntamiento y no por la empresa promotora de las obras a quien le correspondería hacerlo.

De hecho, como ha podido saber Actualitat Valenciana, el concejal de urbanismo, José Luís López, ha tenido que dar la orden este martes ante la inacción de la empresa que no ha presentado ningún plan tras el siniestro y tras el informe de los bomberos que hablaba de un posible peligro de desprendimiento de cascotes desde la fachada incendiada.

“He dado la orden que mañana mismo se inicie de forma subsidiaria, la limpieza de restos, asegurar elementos de fachada y retirada del vallado que corta la calle”, ha explicado López.

Además el responsable de urbanismo recordado que se trata “de una actuación de oficio, y que obviamente la factura se repercutirá en la empresa que es la responsable que debería haber presentado el proyecto y no lo ha hecho pese a que me consta que los técnicos municipales has esto detrás de ella reclamándole que lo hiciera”, ha agregado.

De este modo, tras expirar los plazos administrativos y tras la correspondiente advertencia por parte del consistorio, ha tenido que ser el consistorio quien asuma las medidas correctoras que puedan garantizar la seguridad de los vehículos y peatones que transiten por esa vía, asegurando que no hay peligro de desprendimiento y reduciendo a la vez el espacio acotado por vallas a un pequeño reducto cerca de la fachada que sufrió el siniestro tras la retirada de los cascotes.

Cuando finalicen estos trabajos, como ha apuntado López, “solo se quedará un pequeño vallado para impedir el paso de peatones por la acera junto a la fachada lateral, la de Marqués de la Ensenada”.

ValenciàEspañol