Aumentan las bajas y renuncias en la Policía Local de Almassora por las condiciones de trabajo

CSIF señala que, a la falta de material y equipamiento adecuados, se suman “turnos de doce horas y asignaciones arbitrarias de puestos”.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha alertado de que en la Policía Local de Almassora se está produciendo un “preocupante aumento” del número de bajas y renuncias entre los agentes que realizan servicios de calle debido, principalmente a las “pésimas” condiciones de trabajo. Una situación que, según la central sindical, está mermando de manera notable la plantilla de la entidad.

“Únicamente desde enero de este año, debido a las malas condiciones de trabajo, se han producido siete bajas en el departamento por parte de personal que no soportaba esta situación, a lo que se suman otras 14 bajas médicas de siete días o más y otra por licencia de seis meses”, han denunciado desde CSIF, que también han reseñado que, entre los agentes de nuevo ingreso, “también se está produciendo un elevado número de renuncias y algunos de ellos ni siquiera han esperado a firmar su acta”.

“Aunque en la actualidad la plantilla de calle está integrada por 37 agentes, en estos momentos hay 8 que están inscritos en oposiciones por turno de movilidad o por turno libre en otras poblaciones, y eso es solo la punta del iceberg, ya que si se convocan plazas en localidades como Castellón o Burriana, esta cifra seguirá en aumento”, han apuntado desde la central sindical.

Según denuncian desde CSIF, el problema es que “las condiciones de trabajo en estos momentos son deplorables para los agentes, con turnos de 12 horas que dificultan la conciliación y el adecuado descanso, vacaciones que no se pueden disfrutar sin ser inquietado con anulaciones parciales de difícil justificación, turnos de noche en los que solo hay tres agentes (uno en retén y dos en la calle) para una población de 26.000 habitantes, instalaciones con equipamientos inadecuados, vehículos envejecidos, falta de material como chalecos antibalas suficientes o drogotest, mala distribución de los servicios extraordinarios o ausencia de plantillas y protocolos adecuados de trabajo”.

“En Almassora se necesita un cambio de modelo de organización”, han reseñado desde CSIF, que han pedido que, para analizar y resolver todas estas cuestiones, “se convoque el Consejo de Policía, que no se ha reunido ni una sola vez durante los últimos nueve años, con el fin de tomar las decisiones que afecten a las condiciones del desarrollo del trabajo de los agentes”.

ValenciàEspañol