Barrachina pide respeto a los ganaderos que ‘generan empleo y producen calidad’

Reclama apoyo del Gobierno de España y de la Generalitat para los emprendedores, para seguir modernizando las instalaciones y para hacer frente al alza de los costes, como la energía o los piensos

La presidenta provincial del Partido Popular de Castellón, Marta Barrachina, ha reclamado hoy “respeto” para el trabajo de los miles de ganaderos de la provincia, “atacados por un ministro al que el cargo le queda muy grande y tolerado por un gobierno de Pedro Sánchez que prima el mantenimiento de sus pactos políticos por encima de la defensa de los intereses de un sector que es estratégico y que combate la despoblación con trabajo y esfuerzo cada día, y muy pocos apoyos por parte del Gobierno”. De ahí que desde el PPCS se vayan a promover mociones en todos los ayuntamientos para pedir la dimisión del ministro Garzón, después de que este declarara que los ganaderos españoles exportaban “carne de mala calidad de animales maltratados”, y la tardanza y la tibieza del presidente Pedro Sánchez a la hora de reprenderle, “una vez más con la boca pequeña”.

“El ministro Garzón es persona ‘non grata’ en Castellón. Nuestros ganaderos merecen respeto, generan empleo, cumplen con las normas y producen calidad. Desde el Partido Popular de Castellón no vamos a tolerar ataques infundados de un Gobierno de PSOE y Podemos que en lugar de apoyar y ayudar al sector a afrontar sus problemas lo único que hace es darle palos, con acusaciones infundadas de quien no pisa el campo, solo la moqueta del despacho”, ha subrayado, Marta Barrachina.

La presidenta del PPCS recuerda que en la provincia de Castellón hay un censo de 110.000 ovejas, casi 22.000 cabezas de bovino, casi 700.000 de porcino y 24.000 de caprino, a las que se suman otras miles de unidades de aves y de conejos. “El trabajo de nuestros ganaderos permite que los castellonenses llenemos nuestra despensa con carne de calidad, que cumplen con todos los criterios sanitarios y de bienestar animal. Y eso es gracias al trabajo de miles de familias, que cada mañana se levantan para alimentar y cuidar una cabaña ganadera que cumple con las normas, muy estrictas, de producción”, ha subrayado Marta Barrachina. “Tenemos un gobierno que vive en su Arcadia feliz, imponiendo ideología, pero que no resuelve los problemas de los ganaderos, y que ahora mismo se enfrentan a subidas de costes brutales, como la energía o los piensos. Gracias a ellos pudimos hacer frente a la pandemia sin que nos faltara de nada”, ha añadido.

De las granjas viven cientos de familias, que a su vez generan puestos de trabajo y ayudan a consolidar un futuro en unos pueblos que necesitan oportunidades. El Gobierno de España y de la Generalitat deberían ayudar a los emprendedores, para que se puedan seguir modernizando y mejorando sus instalaciones, día a día, como vienen haciendo desde siempre”, ha reclamado.

ValenciàEspañol