Boicot a las paellas universitarias de Museros por el ‘secuestro’ a los universitarios

Los jóvenes denuncian que la organización 'obliga' a salir del recinto en bus y en un horario concreto, por lo que en caso de indisposición no se puede abandonar la fiesta

Las paellas universitarias vuelven a celebrarse este viernes tras tres años desde su última edición en Moncada. Hasta hace unas semanas miles de jóvenes esperaban emocionados la llegada de la fiesta “más grande” de los universitarios que une alcohol, sol y música durante horas, y más tras la pandemia. Incluso las entradas se agotaron en apenas unas horas. Sin embargo, los cambios de última hora de la organización y la “imposición” de necesitar llegar al recinto con autobús y los limites para abandonarlo han desencadenado protestas a través de las redes sociales y una petición de change.org. 

Miles de universitarios han firmado la petición que reclama cancelar la celebración porque se vendieron las entradas “con unas promesas incumplidas y se cambia la información constantemente”. Además, señalan que la organización tan solo deja abandonar el recinto a través del autobús y eso supone una “ilegalidad”. “No se nos permitirá salir del recinto en caso de malestar o en cualquier otra situación de necesidad. Esto es una ilegalidad, que queremos denunciar” manifiestan los estudiantes.

Otros de los universitarios a través de las redes sociales han expresado su malestar por la “nefasta organización” y han puesto en venta sus entradas o han señalado que no asistirán aunque pierdan el dinero. También hay usuarios que han acusado a la organización de “secuestro” o de “quererles retener en el recinto” al establecer unas salidas marcadas.

“Los buses, que se nos ‘obliga’ a pagar, se avisaron tarde de su obligatoriedad, precio y salidas. Los estudiantes que habitan cerca del evento se ven obligados a pagar extra para asistir, por tener que usar innecesariamente un autobús” remarcan en el escrito,

Change.Org paellas universitarias 2022

En esta petición, también reclaman que las entradas que compraron se promocionaba un horario distinto al que se ha habilitado para este viernes y los próximos días. “Se promocionó el evento diciendo que sería de 14.00 a 2.00 h, para nuestra sorpresa, a una semana del evento, no es así. El primer bus sale a las 15.30h y regresa a las 23.30h y no hay casi plazas en el mismo” explican en la petición.

Este periódico ha intentado contactar con las personas de la organización para contrastar la información, aunque no ha obtenido respuesta. Pero sí se consulta el perfil de Instagram del evento, se puede observar que se han establecido cuatro salidas de autobús: la primera con salida a las 15.30 h y vuelta 23.30 h; la segunda, con ida a las 16.30 h y vuelta a las 00.30 h; la tercera con salida a las 17.30 h y vuelta a la 01.30 h; y la última, con ida a las 18.30 horas y vuelta a las 02.30 horas.

Además, quizás por el revuelo de los últimos días, en su perfil han compartido una historia, publicación que desaparece a las 24 horas, donde anunciaban que si se quería salir antes del recinto se podría hacer “sin problemas” porque se habían habilitado buses lanzadera y taxis a partir de las 20.00 horas.

Asimismo, hace unas semanas Actualitat Valenciana, tuvo acceso a un comunicado que había distribuido el promotor en el que explicaba las condiciones como que el acceso al recinto sería únicamente mediante autobús privado con varias rutas establecidas, pero que estaba “terminantemente prohibido” hacerlo con vehículo privado. Además tampoco se permitía acceder con bebida o comida al autobús y que “el consumo de bebidas en las zonas exteriores del recinto será motivo de expulsión y denuncia inmediata, por ello se habilitarán barras con precios populares”.

De momento, y si no hay ningún cambio de última hora, hoy se celebra la primera jornada de paellas para los estudiantes de la Universitat de Valencia. Mañana 2 de abril será el turno de la Universidad, UCH, CEU, EDEM, Universidad Europea y Universidad Florida y la próxima semana, los días 8 y 9 de abril, de la Universitat Politécnica de València, ESIC y Universidad Católica.

Dispositivo policial especial

Por otro lado, el Ayuntamiento de Museros y Massamagrell han preparado conjuntamente un dispositivo policial especial para controlar la celebración de este evento multitudinario que congregará a miles de jóvenes en el complejo hotelero ‘Masia de Lacy’, situado en entre ambos municipios. Para ello, han solicitado a la Generalitat Valenciana refuerzos mediante la Policía Autonómica y la Guardia Civil de Masamagrell y así poder evitar “fiesta paralelas” o botellones en los alrededores del recinto.

La alcaldesa de Museros, Cristina Civera, tras la reunión de coordinación manifestó que aunque la celebración sea en suelo privado, “la realización de este evento solo causa desperfectos en el desperfectos en el pueblo y molestias en el vecindario, por ello estamos en contra de su realización”. “Si no podemos frenarlo, intentaremos al menos dotar de seguridad las inmediaciones para evitar fiestas y botellones a su alrededor” explicaba.

ValenciàEspañol