‘Botellón’ frente a Les Corts en protesta por las restricciones previstas en el ocio nocturno

El ocio nocturno de la Comunitat muestra así su rechazo a que la Comisión Interdepartamental de apruebe nuevas medidas restrictivas contra el sector

Trabajadores y empresarios del ocio de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia han vuelto a salir a la calle para mostrar su rechazo a que la Comisión Interdepartamental de hoy apruebe nuevas medidas restrictivas contra el sector, de forma desproporcionada. Lo han hecho en un nuevo acto protesta, a las puertas de las Cortes Valencianas, escenificando un botellón en la vía pública.

Durante la protesta, convocada por la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad Valenciana (CEOH), han denunciado que desde las administraciones públicas se les vuelva a señalar y a convertir en el chivo expiatorio por la falta de organización y relajación del Gobierno valenciano desde que finalizó el toque de queda el pasado 7 de junio

De hecho, han pedido al Consell que asuma su responsabilidad por la “caótica” planificación durante el proceso de desescalada para frenar los desmanes que se han producido en calles, plazas y playas, con botellones multitudinarios, y en fiestas clandestinas y no cargue la culpa a los pubs y discotecas que tienen activados todos los mecanismos y protocolos para que el riesgo de contagio sea el mínimo posible.

En este sentido, han recordado que ya advirtieron que esta situación de ocio descontrolado y no reglado en la calle iba a producirse y que no se han tomado las medidas de prevención, control y seguridad necesarias que el propio sector viene reclamando.

No obstante, desde la CEOH han reprochado al Consell que “una y otra vez” haya hecho “oídos sordos” a las propuestas del sector para garantizar una desescalada progresiva y segura, resistiéndose a aplicar protocolos científicos y tecnológicos para garantizar, más todavía, la seguridad en los establecimientos reglados de ocio y de hostelería; e incluso campañas de concienciación y de prevención dirigidas a público y empresarios.

En cambio, sostienen desde la Coordinadora, hasta el momento han hecho todo lo contrario: limitarse a adoptar medidas cortoplacistas, cargando el peso de éstas contra la actividad de los locales de ocio. Una situación, han asegurado, que ahora está en manos del Gobierno del Botànic poder revertir, ya que frenar, de nuevo, la actividad empresarial del sector del ocio no es la solución.

Más bien, han subrayado, es una “mera cortina de humo” ante su incapacidad para gestionar y atajar de raíz el descontrolado repunte de casos de contagios juveniles, manteniendo el orden en la vía pública, combatiendo el botellón y todo tipo de concentraciones multitudinarias que son un auténtico factor de riesgo para el contagio, en estos momentos, entre los más jóvenes.

Compensaciones y soluciones para reabrir

Además, han insistido en que se ha hecho sin medir las graves consecuencias que todo ello supone para los cerca de 1.100 locales de ocio que han logrado sobrevivir a la crisis y que no tienen ya capacidad de resistencia para soportar nuevas restricciones.

Por eso, durante la protesta han vuelto a reclamar, con carácter inmediato, un tercer plan de ayudas económicas directas, que no deje fuera a ninguna empresa y que compensen las pérdidas económicas hasta que recuperen su actividad al 100%.

Asimismo, también han reclamado poner sobre la mesa la implantación del Certificado Digital COVID de la Unión Europea, poder utilizar la realización de test de antígenos o los carnets de vacunación, que permitiría recuperar la actividad de los locales, con total garantía sanitaria, en vez de limitarla.

CatalanSpanish