Els ‘bous al carrer’ buscan apoyo municipal y alternativas para regular y retomar su actividad

Municipios como Onda, La Vall, Vinaròs, Oropesa, Cabanes, Moncofa o La Llosa entre otros proponen alternativas a la espera de una regulación

El sector taurino de la provincia de Castellón está poniendo en marcha todas las alternativas para poder retomar su actividad. Desde solicitar a los responsables municipales en los ayuntamientos que medien delante de la administración autonómica hasta apelar a las pérdidas económicas o incluso a la conciencia sobre el ganado de reses bravas que acaba siendo sacrificado, cualquier vía puede ser válida.

De hecho, en un rápido recorrido por algunos de los municipios de la provincia de Castellón, la más intensa de la Comunitat Valenciana en cuanto al tema de ‘bous al carrer’, pocas son las localidades en que de una forma u otra no se están buscando alternativas.

Vila-real fue ya hace meses una de las más cuestionadas y criticadas por el montaje de una plaza de toros provisional, con el beneplácito de su alcalde, José Benlloch, reconocido aficionado taurino que aseguró que se podían cumplir perfectamente todas las medidas de seguridad establecidas en aquel momento. Una polémica que duró varias semanas pero que hizo replantearse también a muchos sectores su posicionamiento o la posibilidad real de compatibilizar medidas y restricciones con la supervivencia del sector.

Por otro lado, hace poco, Onda anunciaba también su cambio de fechas de su Pascua Taurina al verano, con la esperanza de poder recuperar los toros debido a la gran demanda popular.

En La Vall d’Uixò son muchas las peñas y las empresas que están planteando la posibilidad de “dar un nuevo formato als bous de carrer” para poder seguir celebrándolos.

También dos de las principales empresas de la zona de Vinaròs que montan plazas de toros portátiles están en contacto permanente con muchos ayuntamientos a los que la afición taurina de sus municipios les piden que intervengan y se posicionen. Como ha podido saber, Actualitat Valenciana, consistorios como el de Cabanes podrían estar ya en negociaciones.

Además, localidades como Orpesa, La Llosa o Moncofa, entre otras, ya han reclamado a sus ayuntamientos o mantenido encuentros formalizando peticiones que, tras la perspectiva de una nueva cancelación, buscan soporte y complicidad de la administración más cercana para explorar todas las vías alternativas.

Sin noticias de la comisión reguladora

Sin embargo, cabe recordar que cualquier celebración de estas características está supeditada a unas medidas específicas dictaminadas a nivel autonómico en materia de seguridad. Por eso tras la suspensión inicial decretada al inicio de la pandemia de todas las celebraciones de ‘bous al carrer’, principalmente por la incompatibilidad evidente con las restricciones en cuanto a aforo o distanciamiento y en general de las medidas sanitarias, ahora los sectores vinculados a estas celebraciones, esperan respuestas de quien tiene competencia para darlas.

Desde la Asociación en defensa dels Bous al carrer de la Comunitat Valenciana, su presidente, Alejandro Cano, recuerda que desde el pasado mes de julio del 2020 se creara “una comisión consultiva que en teoría se reuniría cada 15 o 20 días donde estaban representados desde aficionados, hasta veterinarios, ganaderos o responsables de fuerzas de seguridad entre otros, no se ha vuelto a convocar nada de forma oficial”.

“está claro que ‘els bous al carrer’ ahora no pueden hacerse como los conocemos pero sí hay muchas alternativas que se pueden plantear, como se ha hecho con otro tipo de espectáculos”

Alejandro Cano, presidente de la Asociación en defensa dels Bous al carrer de la Comunitat Valenciana

Además, el presidente recuerda que pese a que es evidente que el bous al carrer “en estos momentos no se pueden hacer como los entedemos pero hay muchas alternativas que sí serían factibles y más aún cuando en otro tipos de espectáculos de ha aumentado el aforo del 50 al 75% pero para todo eso lo que hace falta es que la Generalitat establezca las medidas para poder trabajar”.

‘Recortes’ y espectadores sentados

Entre las opciones que se barajan, una de ellas es plantear restricciones de aforo en recintos preparados donde se pueda respetar la distancia entre espectadores y ofrecer espectáculos como concurso de recortes o similares.

Una alternativa que, como apuntan algunos, quizás al guardar más afinidad con otro tipo de eventos colectivos en estos momentos ya permitidos, podría ser plausible y además no es la única, añaden.



CatalanSpanish