Bravo desmiente el cierre de juzgados de violencia de género: La Comunitat abrirá 5 nuevos en 2023

Ante las críticas de su eliminación en distintos municipios señala que se busca mejorar la atención a las víctimas desde centros judiciales específicos

La Comunitat Valenciana abrirá cinco nuevos juzgados de violencia de género en 2023 y será la región con mayor crecimiento de España en estas infraestructuras específicas. Se sumarán a los 18 ya existentes.

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha respondido a las críticas del alcalde Xàtiva, Roger Cerdà, quien incluso ha llamado a la movilización social al respecto del traslado de las competencias judiciales en materia de violencia contra la mujer, que ahora pasarán a Alzira.

También Compromís denunciaba la reordenación de juzgados de violencia de género tanto en esta localidad como en otras cinco valencianas (Picassent, Catarroja, Quart de Poblet, Carlet y Moncada) y tres alicantinas, en Benidorm, Elche o la capital. La Generalitat Valenciana busca mejorar la atención a las víctimas de violencia de género desde centros específicos.

Hasta ahora “en las capitales, hay especialización y dedicación excusiva y en los pueblos no“, ha manifestado este miércoles 23 de noviembre la consellera durante la apertura de la nueva Oficina de Atención a las víctimas de violencia de género en Alicante. El nuevo proyecto puesto en marcha por la titular busca agrupar los tribunales para un ratio que oscila entre los 15 y los 40-45 kilómetros de las localidades pero con “una justicia exclusiva y especializada. Lo que queremos son profesionales absolutamente especializados y que actúen y que trabajen solo por y para las víctimas”.

Bravo asegura que “no se cierra nada. Al contrario”. Argumenta que uno de los juzgados “que llevaba civil penal y violencia, pues esa violencia sale de ahí y pasará a un juzgado que sólo se va a dedicar a violencia“. Y para acceder a estos centros, las víctimas tienen garantizado el transporte gratis las veces que sean necesarias.

Entiende el malestar de localidades, como Xàtiva, cuyo juzgado ahora pasará a Alzira, pero “por encima de los intereses de cada municipio y por encima de todo está el interés de las víctimas”, asevera.

La idea es concentrar estos recursos especializados en torno a juzgados exclusivos de violencia de género y que puedan incluso organizar guardias de disponibilidad entre todas ellos.

CatalàEspañol