Burriana solicitará al Gobierno y a la Generalitat la declaración de zona catastrófica

Desde el gobierno local y los servicios técnicos municipales se están haciendo las valoraciones en las infraestructuras afectadas tales como la Casa de Cultura, centros educativos, instalaciones deportivas, obras en marcha, infraestructuras viarias...

La alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont, ya se ha puesto en contacto con Subdelegación de Gobierno para solicitar la declaración de zona catastrófica para Burriana por las consecuencias registradas tras el episodio de lluvias intensas y persistentes que se produjeron durante el pasado viernes y sábado 11 y 12 de noviembre en la localidad, llegando a alcanzar los  263,8 litros por metro cuadrado y que han ocasionado cuantiosos daños.

El temporal de lluvia y la cantidad de agua que ha caído en muy poco tiempo ha superado la capacidad de drenaje y ha producido inundaciones en viviendas en diferentes zonas de los poblados marítimos y en numerosas calles con vehículos bloqueados y desprendimientos de cascotes.

Safont ha indicado que desde Presidencia de la Generalitat Valenciana también “nos han solicitado la valoración de los daños para ir en la misma línea”, y ha puesto en valor que tanto desde Vía Pública, Policía Local y técnicos municipales han estado revisando en todo momento todas las ubicaciones donde se ha producido algún problema.

Desde el equipo de gobierno local y los servicios técnicos municipales se están haciendo las valoraciones en las infraestructuras afectadas tales como la Casa de Cultura, centros educativos, instalaciones deportivas, obras en marcha, infraestructuras viarias, entre otros.

De hecho, ayer domingo la alcaldesa junto al concejal de Educación, J. Ramon Monferrer, técnicos del consistorio y Policía Local, revisaron los centros educativos de la ciudad y otras infraestructuras para evaluar el alcance de  los daños tras las lluvias en distintos inmuebles municipales.

Asimismo, desde el viernes Safont ha estado en contacto con la Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias y el sábado por la mañana la alcaldesa y miembros del equipo de gobierno se reunieron con los servicios locales de emergencia y seguridad para coordinar y evaluar la situación.

Las fuertes precipitaciones caídas sobre Burriana durante toda la jornada del viernes y la tarde del sábado han ocasionado multitud de incidencias en el municipio e inundaciones en algunas zonas, se ha tenido que cortar con vallas caminos y carreteras, y han provocado una situación complicada, tanto en el casco urbano como en la zona marítima.

Policía Local, operarios de Vía Pública, de Facsa, e incluso bomberos, han estado trabajando sin tregua para restablecer, en la medida de lo posible, la normalidad en las calles del municipio y hacer frente a las consecuencias de los 263,8 litros por metro cuadrado registrados.

El resumen de actuaciones realizado por la a Policía Local de Burriana, desde las 10 horas del viernes 11 hasta las 11 horas del domingo 13, incluye 201 llamadas registradas y 25 avisos del 112, con numerosas intervenciones, entre ellas cabe destacar el rescate de 5 personas, 23 intervenciones por inundación de inmuebles, 20 por vías inundadas, 5 por caída de cascotes, 6 por caídas de árboles y 14 por viento.

También obligó al cierre de 10 caminos y sendas rurales y efectivos de la Policía Local y Bomberos han estado realizando servicios de viernes a domingo y se suspendieron las clases vespertinas en el Martí de Viciana y también las actividades deportivas. Resultaron afectados algunos edificios municipales: centros educativos, deportivos y culturales.

Desde el viernes por la mañana se pusieron en marcha todos los sistemas de evacuación, los operarios estuvieron revisando los imbornales, desembozando aliviaderos y repasando les goles de la playa y la Serratella, la acequia del Rajolí y las bombas de achique, y hasta ayer domingo continuaron con las tareas para restablecer las condiciones de todas las zonas afectadas y hoy continúan las revisiones y visitas de las zonas dañadas.

CatalàEspañol