Burriana modificará su ordenanza para permitir mascotas en las playas

La nueva ordenanza indicará que las zonas de playa de animales domésticos serán delimitadas por Decreto de Alcaldía y se señalizarán de forma oportuna

El equipo de gobierno de Burriana pedirá esta tarde en el pleno municipal el respaldo del resto de grupos políticos para modificar la Ordenanza de Uso y Disfrute de las playas del término municipal de Burriana, para permitir el acceso de animales de compañía a las mismas en las zonas y horarios que se determinen por Decreto de Alcaldía, según ha anunciado este jueves la alcaldesa, Maria Josep Safont.

Para que el Ayuntamiento pueda crear una playa canina debidamente señalizada en zonas de baño, primero “tenemos que modificar la ordenanza municipal de 2008 porque la reglamentación municipal no nos permitiría este uso en las zonas de agua y de nuestras playas, ya que prohíbe expresamente el acceso de todo tipo de animales domésticos a todas las playas y en cualquier época del año”.

Así, ha indicado Safont, es necesario incluir esta modificación de la ordenanza y anticiparnos a la puesta en marcha para tenerlo todo previsto, ha argumentado la alcaldesa, “para poder permitir el acceso de los perros, en primer lugar modificamos la Ordenanza municipal, para posteriormente determinar la zona acotada, horarios, la señalización, las normas, etc.

Por supuesto, ha asegurado, conjugando el derecho que todas las personas tienen a disfrutar de las playas, y siguiendo y respetando las normas establecidas en la Ordenanza Municipal Reguladora de la tenencia de animales de compañía de Burriana para la protección y la regulación específica de los animales de compañía, con el fin de hacerla compatible con la seguridad de personas y bienes, y de otros animales.

Con esta iniciativa ha manifestado su voluntad de dar cumplimiento a una de las propuestas ciudadanas trasladadas al Ayuntamiento desde distintos colectivos, pero ha apelado a “la responsabilidad a la hora de compatibilizar espacios de convivencia”, y ha asegurado que “velaremos por la utilización racional de las mismas, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándonos en la indispensable solidaridad colectiva”.

En este sentido, el objetivo es conseguir “un espacio común donde, a través de la corresponsabilidad, se mejore la convivencia de ciudadanos y mascotas, estableciéndose para ello una normativa municipal y consejos para los usuarios de las playas”, ha concluido la primera edil.

Zonas acotadas y señalizadas

La nueva ordenanza indicará que las zonas de playa de animales domésticos serán delimitadas por Decreto de Alcaldía y se señalizarán de forma oportuna, y por motivos higiénicos y sanitarios, queda prohibida la circulación o la estancia de animales domésticos en las playas, salvo en las horas y las zonas que la Alcaldía señale.

También incluye que se permitirá el acceso de perros con la obligación de cumplir las normas establecidas en la Ordenanza Reguladora de la tenencia de animales de compañía, en todo caso, se hará referencia a la legislación específica vigente.

En cualquier caso, el propietario o acompañante del mismo se considera responsable de las acciones que el animal realice, y de los perjuicios que ocasione a las personas, cosas y al medio en general, en relación a lo sancionado en la Ordenanza reguladora de tenencia de animales de compañía y a lo establecido en las disposiciones vigentes en esta materia.

Además la Ordenanza incorpora que cuando se permita al usuario de las playas ir acompañado de animales domésticos, deberán impedir que estos realicen sus deposiciones en las playas y en el Paseo Marítimo. En cualquier caso deberá recoger sus deposiciones y retirar los excrementos, incluso debiendo limpiar la parte de la vía pública que hubiera sido afectada y cuidar por el respeto a los demás usuarios de las mismas.

En cuanto a la circulación o la presencia de animales domésticos en zonas y en horario no autorizado, conforme determine la Alcaldía Presidencia, advierte que deberán abandonar de inmediato la playa con el animal, a requerimiento verbal de los Agentes de la Autoridad, quienes girarán parte de denuncia en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador.

Por otro lado, en general, se autoriza la presencia en las playas de perros lazarillos en compañía de la persona a quien sirvan, sin perjuicio de la responsabilidad de su poseedor y/o propietario, ni de las medidas que el mismo deba adoptar para evitar molestias o riesgos para el resto de usuarios.

Igualmente, permite la presencia de perros destinados a trabajos de salvamento o auxilio o personas necesitadas, cuando las circunstancias así lo aconsejen de acuerdo con los criterios de los servicios de emergencia.

Borriana modificarà l’ordenança m

CatalàEspañol