Burriana volverá a congelar todos los impuestos y las tasas municipales en 2023

Incluye ampliar los incentivos fiscales y aplicar el máximo porcentaje legal de bonificación, el 95% en el ICIO, en las obras para instalaciones de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar

El equipo municipal de gobierno de Burriana ha trasladado a la Comisión de Hacienda su propuesta de volver a congelar todos los impuestos y las tasas municipales para el próximo ejercicio 2023, según ha anunciado la alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont.

Con el mantenimiento y, por tanto, la congelación de las ordenanzas fiscales que se plantea, el gobierno municipal decide un año más “no aumentar la carga impositiva de la ciudadanía”, en esta ocasión motivado por “las diferentes crisis derivadas de la guerra de Rusia contra Ucrania, el aumento de los costes energéticos, la inflación, el incremento del euríbor y el IPC”, según ha asegurado la alcaldesa.

El gobierno municipal ha querido hacer partícipe a todos los grupos municipales de esta decisión “adoptada con responsabilidad y priorizando que las familias y empresas puedan seguir recuperando poder adquisitivo”, ha manifestado Safont, y ha informado que la modificación de las ordenanzas fiscales se aprobará en el próximo pleno ordinario del 3 de noviembre.

De esta forma en 2023, de nuevo en Burriana, se congelarán y no se aumentará ninguno de los tipos impositivos, como el del ICIO, el IBI o el de vehículos, además de mantener sin modificaciones los importes de los recibos de tasas municipales, como el de la basura o diferentes espacios culturales y deportivos, y se conservarán y en algunos casos se aumentarán los beneficios fiscales y bonificaciones aprobados en los últimos ejercicios.

La concejala delegada de Hacienda, Cristina Rius, ha manifestado que el horizonte más próximo “plantea no pocos retos para el equilibrio de las cuentas municipales, teniendo en cuenta el aumento del precio de la energía y sus consecuencias, la inflación, el 4% de los salarios del personal municipal o el euríbor que ha multiplicado por 6 los valores desde principios del ejercicio”.

No obstante, la intención del equipo de gobierno se centra, ha asegurado, en “ajustar el presupuesto para 2023 con los impuestos y tasas congelados, un año más, de forma que las familias y empresas puedan seguir recuperando poder adquisitivo”.

Esto va a suponer, ha precisado Rius, un “reto extraordinario” en la gestión municipal, porque el Presupuesto de gastos “tendrá un aumento importante por los incrementos de costes, que deberemos asumir con los mismos ingresos por impuestos y tasas”.

Unos reajustes presupuestarios que, ha expresado “nos permitan hacer frente a una posición límite, con el encarecimiento exponencial de los costes energéticos, los sobrecostes de los servicios por la alta inflación que nos sitúa en uno de los contextos más difíciles de los últimos 11 años”.

Bajo estas premisas, el gobierno local revela que se mantendrán todos los beneficios fiscales aprobados hasta ahora, añadiendo algunos nuevos y mejorando las condiciones de renta máxima para facilitar el acceso a las bonificaciones existentes que se rigen por la IPREM, como es el caso de las familias numerosas y de las personas jubiladas y pensionistas.

Nuevos beneficios fiscales

Entre las decisiones políticas tomadas estos años por el ejecutivo municipal en materia medioambiental, se continúa impulsando incentivos fiscales para promover el uso de las energías renovables.

Por ello, ha precisado Rius, “proponemos en el ICIO aplicar el máximo porcentaje legal de bonificación, el 95%, en las obras para instalaciones de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar, siempre que sea destinada a autoconsumo”.

Paralelamente, en la tasa por prestación de servicios en actividades de juventud y uso de Casal Jove, ha señalado, “nos alineamos junto a las personas paradas que buscan, en los cursos que organiza el Casal Jove, mejorar su formación y que le facilite el acceso al mundo laboral, y proponemos aplicar una nueva bonificación del 50% a personas paradas que se inscriban en dichos cursos”.

También se aplicará a la tasa por prestación de servicios en actividades deportivas una bonificación, en el caso de pertenecer a alguna asociación local, para la que se desarrolle una actividad deportiva específica con finalidad terapéutica.

En el caso del IBI y la tasa de gestión de residuos, a la hora de aplicar la bonificación a familias numerosas y a las personas jubiladas y pensionistas, se tiene en cuenta el IPREM. La propuesta para 2023 del Ayuntamiento es “incrementar el coeficiente multiplicador que se aplica sobre el IPREM del 1,3 al 1,4 para que por límites de renta muchas personas que ahora son beneficiarias de estas reducciones fiscales no queden fuera y no se les deniegue”, ha finalizado.

Tasa gestión de residuos

Rius ha recordado que la tasa por la gestión de residuos también se congela, como ya anunció la pasada semana, a pesar de que el desfase entre ingresos y costes para 2023 será de alrededor de 607.000 euros. “Un gasto que también decidimos asumir y que no repercutirá en el recibo que paga la ciudadanía”.

CatalàEspañol