Carmen Calvo participa en la clausura del Congreso Bicentenario de la Diputación de Castellón

Calvo califica de “vital” el papel de la diputación para “coordinar las necesidades de los lugares pequeños y exigir allí los mismos derechos y servicios”.

La jornada de clausura del Congreso Bicentenario de la Diputación de Castelló ha estado marcado por la ponencia de la expresidenta del Gobierno de España y diputada en el Congreso, Carmen Calvo, quien ha calificado de “vital” el papel de la diputación para “coordinar las necesidades de los lugares pequeños y exigir allí la misma calidad de servicios y derechos”. También ha intervenido el catedrático de la Universidad de Granada, Manuel Zafra, quien ha hecho referencia al término de la concertación como el tipo de relación idóneo que tiene que haber entre la provincia y los municipios.

Calvo ha empezado su intervención agradeciendo la invitación “a un foro serio e interesante para hacer una reflexión oportuna sobre de dónde vienen las diputaciones, qué ha ocurrido, dónde están ahora y dónde tiene que ir”. “Las diputaciones fueron el puente entre un modelo centralista y un nuevo modelo territorial, el de las Comunidades Autónomas, que era el gran salto que tenía que dar nuestro país, obligatoriamente, si no quería mentirse más y seguir diciendo que no teníamos diversidad territorial”, ha explicado.

Además, la diputada en el Congreso ha señalado que las diputaciones “no deben despistar nunca su cometido y tiene que focalizarse al bien común”. A este respecto, Calvo ha añadido que “presidir una diputación es muy satisfactorio porque lo que hace se hace, sirve de una manera extraordinaria a la gente”. Carmen Calvo también ha hecho alusión a la estructura territorial “que nace de una propuesta de racionalidad política, de organizar el país para convertirlo en un estado donde la soberanía pertenece al pueblo, y que fue un primer paso a una ordenación moderna del poder”.

“Esta es una apuesta de la racionalidad política que hace el mundo para mandar un mensaje: que el poder es terráqueo y que el pueblo es el portavoz de ese poder. Y las provincias y las diputaciones surgen para canalizar ese poder y su gobernanza, para que la racionalidad y sus argumentos sean los que imperen en el espacio público. En definitiva, las diputaciones nacen para canalizar el poder moderno de nuestro país”, ha añadido.

Por su parte, el catedrático de la Universidad de Granada, Manuel Zafra, ha hecho referencia al término de la concertación como el tipo de relación que tiene que haber entre la provincia y los municipios. “La provincia no hace política a los municipios, tiene que hacerla, necesariamente, con los municipios, porque la provincia no está por encima de los municipios, está al servicio de los municipios”, ha explicado el catedrático.

Zafra ha añadido que esa concertación “tiene que contar con un convenio marco para el que los municipios manifiestan sus necesidades”. Por otro lado, el catedrático ha manifestado ser partidario de la autonomía municipal “por la cercanía con los gobernantes que permite que alguien pueda cruzar la calle y pedir explicaciones” y que el dinero que llega a los municipios “tiene que ser incondicionado” para que se puedan atender las necesidades reales.

A la jornada han asistido, el presidente de la Diputación de Castellón, José Martí, el vicepresidente de la Diputación de València, Carlos Fernández Bielsa, la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, la directora territorial de presidencia, Eva Redondo, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, así como diputados nacionales, autonómicos y miembros de la corporación provincial.

ValenciàEspañol