La Cámara de Comercio espera un repunte de la economía hacia mayo-junio

La presidenta de la Cámara de Comercio de Castellón, Dolores Guillamón, compareció ayer ante los medios para analizar el balance económico de 2022. Pese a que los resultados no fueron los esperados a principios de año por la situación internacional, asegura que tiene plena confianza en que la situación mejore a partir de mayo-junio de 2023.

Los números de la Cámara de Comercio ya reflejan el impacto de la guerra de Ucrania, el bloqueo de Rusia y la situación política con Argelia. La legalización de documentos que realiza la cámara para comerciar con países terceros ha descendido cerca de un 25% y la cifra de negocio de la entidad cameral se ha visto mermada respecto a las previsiones iniciales y cerrará el ejercicio en 1,94 millones de euros. Dada la situación se prevé además una caída del 20% para el 2023, según ha señalado el secretario general de la Cámara de Comercio Jesús Ramos.

La Cámara de Comercio de Castellón cerrará 2022 con un superavit de 45.286 euros. Pese a que no eran los resultados esperados, el cierre en positivo y la perspectiva futura hacen abrir con más optimismo el 2023 donde esperan llegar al superavit de 259.994 euros.

Un toque de atención sobre las ayudas al sector azulejero

Guillamón ha reclamado más apoyo para el sector azulejero, y ha puesto a Italia como ejemplo de apoyo nacional al sector. La presidencia del ente mercantil ha asegurado que si el sector económico sufre, las consecuencias afectaran a todos los sectores económicos de Castellón: “no se le ha apoyado lo suficiente, y si se pone malito de verdad, a los demás nos enterrarán”.

Los pronósticos en cuanto a ocupación en el sector tampoco han sido halagüeños y advertido que “habrá más ERTE y más despidos por desgracia, y los trabajadores no podrán consumir en restauración ni irán a comprar a las tiendas”. Ha sido el propio director gerente de la cámara, Javier Valls, quien ha señalado que la caída de la producción total prevista para final de año ronda entre el 15 y el 20%.

No obstante, Guillamón ha hecho un llamamiento a la calma y pide “no hay que ser alarmistas” pide confianza en el sector. “Sabemos que la situación es muy complicada, pero en nuestro ánimo está colaborar y buscar las sinergias necesarias para que la recuperación venga lo más pronto posible y lo haga en las mejores condiciones”.

Actividades formativas y de apoyo juvenil

Pese a ser un año complicado para la Cámara, la actividad no ha cesado en la institución. Se han realizado más de 20 cursos, talleres o jornadas a los que han asistido en torno a los 4.700 participantes. Además de un incremento en las consultorías de asesoramiento llegando a la cifra de 2.400.

Además se han visto beneficiados del programa de apoyo al empleo juvenil PICE un total de 759 jóvenes, llevando a cabo 175 acciones formativas con más de 1520 asistentes. También ha destacado el papel de la cámara en la implantación del Kit Digital y las diferentes conexiones con la provincia: “La Cámara está presente en 27 municipios, mediante antenas o el vivero de empresas de Vila-real, que ha atendido 517 proyectos de emprendimiento y ha gestionado los trámites de 117 empresas para su puesta en marcha”

CatalàEspañol