La cárcel de Albocàsser acumula un mes sin cafetería, según denuncian los Sindicatos

Además, critican que ‘se añade el hecho de que el centro lleva un año y ocho meses sin servicio de limpieza’

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios CSIF ha alertado del estado de “total decadencia” en que se encuentra el Centro Penitenciario Castellón II, ubicado en la localidad de Albocàsser después de que este mes de enero se suspendiera el servicio de cafetería que daba servicio a las instalaciones.

Una situación que, según la central sindical, “aboca a los más de cien funcionarios que trabajan durante cada uno de los turnos de 12 horas a tener que llevarse tuppers de casa y tratar de conseguir sitio en un comedor que apenas tiene 20 plazas y dos microondas, o bien recurrir a los productos de bollería industrial que se expenden en las máquinas de vending ubicadas en el centro”.

“El cese del servicio de cafetería, que antes ofrecía menús completos al precio de 7 euros, así como desayunos y almuerzos, supone una grave merma de los derechos de los más de 400 profesionales que trabajan a turnos los 365 días del año en estas instalaciones, que se encuentran ubicadas además en un emplazamiento aislado, donde no hay servicios cercanos de restauración a los que poder recurrir como alternativa”, han lamentado desde CSIF.

Así, han recalcado además que dotar a las instalaciones penitenciarias de este servicio “constituye una obligación de la administración y su ausencia supone en agravio comparativo respecto al resto de centros”.

Desde la central sindical han criticado además que al cese de la cafetería “se añade el hecho de que el centro lleva un año y ocho meses sin servicio de limpieza”, después de que se suspendiera el contrato con la empresa encargada de dichas tareas.

“Durante todo este tiempo, además de agravarse la degradación y el envejecimiento que sufren las instalaciones de la prisión debido a la falta de higiene, han tenido que ser los propios funcionarios los que se han visto obligados a asumir estas tareas en lugar de centrarse únicamente en cumplir con su cometido, que son las tareas de seguridad, reeducación y reinserción social”, han lamentado desde CSIF.

En ese sentido, han incidido que “el cese de la cafetería no ha hecho sino agravar el problema de la falta de limpieza que ya padecía Castellón II, al incrementar el volumen de residuos y suciedad que se acumula en las instalaciones”, por lo que han pedido “medidas urgentes” para “resolver cuando antes la situación de total dejadez en que se encuentra este centro penitenciario”.