Carmen de Rosa: “Trabajamos por y para el socio, por y para València”

En esta entrevista la presidenta del Ateneo Mercantil de València, Carmen de Rosa, se sincera en torno a la relación con el Ayuntamiento y el carácter valencianista de la institución

391
Carmen de Rosa

El Ateneo Mercantil de València es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad del Túria, siendo la cuna en la materia cultural, mercantil y de ocio de los valencianos desde hace 139 años. Desde su fundación en 1879, los directivos se han ido sucediendo hasta llegar a Carmen de Rosa, la primera mujer presidenta del Ateneo Mercantil. Tras haber dirigido la institución cuatro años, acaba de salir reelegida para una nueva etapa. ¿Cómo será el nuevo Ateneo Mercantil liderado por Carmen de Rosa?, ¿continuará abriéndose y adaptándose a la modernidad? En Actualitat Valenciana hemos entrevistado a su presidenta, Carmen de Rosa, para conocer los detalles la nueva dirección de la institución. 

“HE dado a esta institución tan arraigada a las tradiciones, tan antigua, una visión de mujer”

Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo Mercantil de València.

De Rosa es presidenta desde 2013, tras dejar el cargo José Botella, y fue reelegida el 2017 al imponerse en la votación a la candidatura encabezada por Carmen Martorell, pero forma parte de la directiva desde 2005. También es licenciada en Derecho y master en Gestión Ambiental y Desarrollo sostenible por la Universidad de Valencia, funcionaria de la Generalitat y trabaja en la Consellería de Justicia, Administraciones Públicas, Reformas Democráticas y Libertades Públicas. Desde luego, es una mujer empoderada cuya experiencia sirve para cambiar el enfoque que algunos tienen de esta institución que siempre está en proceso de cambio. 

Afrontaste la presidencia del Ateneo Mercantil citamos, “con ilusión” en 2013 y ahora vuelves a salir reelegida. ¿Cómo te enfrentas a esta nueva etapa dentro de la institución?

Fotógrafo: Javier Zapata.

Desde luego con más ilusión, si cabe, que cuando empecé en 2013. Con una cartera llena de proyectos, con un equipo novedoso que se conjuga, por una parte, la veteranía, y por la otra, la gente nueva; y con un equipo muy consolidado. Entonces, yo creo que lo afrontamos con muchísima ilusión y con ganas de empezar a trabajar por y para el socio; por y para València. 

Eres la primera mujer presidenta en una institución que hasta prácticamente que entraste tú, no permitía la dirección de mujeres. ¿En qué ha cambiado tu presencia como presidenta al Ateneo Mercantil y cómo crees que sigue ayudando tu figura dentro de la presencia de mujeres en cargos de poder?

El punto de inflexión se produjo en los años 60. Antes de esos años, el Ateneo no estaba ni abierto a las mujeres y, por supuesto, menos a entrar en la junta de directiva. Posteriormente, a partir de esta fecha, las mujeres pudieron empezar a ser socias aunque tenían su ámbito de organización solo en jugos, como la canasta, el bridge… Pero, después, poco a poco, empezaron a entrar mujeres en la Junta, como Teresa Fuentes, Carmen García o Carmen Perez, mujeres de mucha importancia, únicas y reconocidas. Cuando yo entré en 2008 en la Junta de Directiva, las mujeres ya eran algo habitual, aunque solo éramos tres en total.

“Nos gustaría que el Ayuntamiento no tuviera el rumbo que tiene, ni que estuviese subvencionando organizaciones exclusivamente catalanistas”

Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo Mercantil de València.

¿En qué he influído? Yo creo que en dar a esta institución tan arraigada, tan antigua, una visión de mujer. Siempre han habido hombres y el punto de vista siempre ha sido muy masculino, y yo lo que he aportado fundamentalmente es esa mirada de mujer, ese entender de lo que es la actividad y la gestión. Además, de mujer joven.

Se dice que el Ateneo Mercantil atrae la presencia de un público habitualmente mayor, pero, desde que eres la presidenta, poco a poco ha ido cambiando esa concepción. ¿Qué acciones habéis tomado para cambiarlo y qué acciones quedan por hacer en tu nueva etapa en esta dirección? 

Tradicionalmente el Ateneo es un lugar en el que la gente joven siempre ha girado alrededor de la biblioteca. Aquí vienen muchos opositores, estudiantes, que quieren ir a un lugar tranquilo para poder estar. Eso no nos basta para fidelizarlos, queremos que una vez acabados los estudios u oposiciones, continúen siendo socios. Por lo tanto, por ahí viene una vía de oportunidad de fidelización que tenemos que seguir trabajando.

“como una entidad valencianista, estamos potenciando el carácter valenciano que forma parte de nuestros estatutos”

Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo Mercantil de València.

Por otra parte tenemos el Club de Innovación de Empresa, que la dirige un directivo y está encaminado para todos aquellos jóvenes que ya han acabado de estudiar y quieren montar algún negocio o una startup. Entonces, se les atrae trabajando con ellos en el acompañamiento, haciendo Business Angels por parte de socios senior en su empresa o jóvenes prejubilados. La verdad es que esto está teniendo mucho éxito, y llevamos varios años trabajando en entregar un premio a una startup en el que el Ateneo, el Ayuntamiento de València y una ONG en Bruselas, se unen en Feelnova para que la startup ganadora esté una temporada en Bruselas y se introduzca en el engranaje económico y comunitario de las entidades competitivas.

El Ateneo Mercantil ahora mismo es considerado un referente cultural valenciano. ¿Qué significa esta denominación?

Yo creo que nosotros, dado nuestra historia y características como institución, desde nuestra creación ya formaba en los estatutos que éramos una entidad valenciana, valencianista y que apoyaba la historia y tradiciones valencianas. Esa es una de nuestras líneas de actuación que perduran hoy en día. 150 años después, nosotros nos manifestamos en ese sentido, apoyamos el artículo de los estatutos que nos define como una entidad valencianista y, desde nuestra línea de actuación, estamos potenciando ese carácter valenciano de ayuda y de consolidación de los valores valencianos, la cultura valenciana y las tradiciones propias.

Fotógrafo: Javier Zapata.

¿Cómo vais a intentar seguir siendo el referente cultural valenciano que nos comentas, con una crisis como la que estamos viviendo?

No tiene nada que ver una cosa con la otra. Nosotros entendemos que la crisis es algo real, pese que se haya dicho por parte de algunos que la “crisis no existe”. Pues, es real y es muy preocupante a nivel empresarial y social, pero, nuestra característica o deseo de que esta entidad sea valenciana o valencianista tiene que ver con un espíritu que se produjo en la exposición regional de 1909. Nosotros estamos trabajando en esa línea de potenciación del Ateneo para que en estos momentos seamos un referente de la sociedad valenciana. 

A parte de referente cultural, el Ateneo es un reclamo para turistas, por ejemplo con su espectacular terraza. Con la actual crisis sanitaria, ¿habéis notado un cambio en el tipo de cliente que viene a la terraza?

Nosotros tenemos varias líneas de actuación. Por una parte, la cultural; la mercantil y empresarial que he explicado hasta ahora, y por otra parte la del ocio. Nosotros lo que hemos visto es que ha cambiado el perfil del socio. Tradicionalmente teníamos socios interesados en los juegos o en las tertulias pero ahora hemos visto un segmento de socios que son gente prejubilada, de alrededor de los 65 años que está muy activa y tiene ganas de seguir estando activa. 

En esta linea, estamos ofreciendo muchas actividades para este tipo de personal que quiere algo distinto. Queremos cubrir esas necesidades nuevas como demanda de ocio diferente de los socios. 

“El Ayuntamiento de València nos da una subvención pequeña, por eso, puede utilizar los salones del Ateneo cuando lo considere oportuno”

Carmen de Rosa, presidenta dle Ateneo Mercantil de València.

Respecto a la terraza, estaba muy enfocada a jóvenes y turistas. El lema “mirador 360 grados de València” es normal que despierte la atención de los que no conocen València, ya que además no existe ninguna igual en toda la ciudad. Es verdad que en estos momentos no tenemos turismo y por eso ha decaído bastante el aforo. Por otra parte, seguimos teniendo el público fiel habitual porque es una de las mejores vistas de València. 

Esta crisis ha afectado especialmente al sector cultural, pero, por suerte, se siguen haciendo actividades bajo medidas sanitarias excepcionales. ¿Cómo se ha preparado el  Ateneo para mantenerse activo y seguro frente al Covid-19?

Estamos plenamente activos dados las circunstancias que estamos viviendo. Hemos invertido una gran cantidad de dinero en lograr un “Ateneo Seguro”. Tenemos un sistema de ozonificación en todo el edificio que fundamentalmente actúa por la noche para desinfectar todo y durante el día, con un sistema inferior, poco a poco, va desinfectando el aire. 

Nada más entrar, te miden la temperatura, hay geles hidroalcohólicos distribuidos por todo el edificio, reducción de aforos, señalización… Según marcan las medidas sanitarias, siempre teniendo mucho cuidado para que el socio no tenga miedo de venir porque estamos pendientes de actualizar todas las medidas de seguridad necesarias que van apareciendo.

Fotógrafo: Javier Zapata.

¿Qué rumbo va a tomar el Ateneo Mercantil de cara a los próximos años? Nos gustaría saber cómo se va a orientar su programación o si tenéis previsto algún cambio significativo de aquí en adelante.

Nosotros siempre giramos en torno al socio, vamos a demanda de lo que nos pide. Afortunadamente tenemos un equipo profesional detrás de la junta directiva que es el que pone en funcionamiento las directrices que hay que seguir. En principio tenemos unas ideas como terminar la adecuación del edificio a la licencia de actividad que estamos a punto de solicitar al Ayuntamiento: una licencia de actividad extraordinaria. 

Hemos realizado las obras que nos requería el Ayuntamiento, durante ocho años, para adaptarnos a una licencia extraordinaria de actividad porque en un edificio histórico no podemos adecuar todas las medidas que solicita el consistorio de forma exacta. Entonces, tenemos que acabar las obras, algo que nos es fácil en un edificio de más de 100 años, con 10.000 metros cuadrados, ocho pisos, y dos subterráneos. 

“Se nos ha invitado a los actos de celebración del 9 de Octubre, por primera vez en muchísimos años, para depositar la corona de laurel ante el estatuto del Rey Don Jaime como entidad histórica valenciana”

Carmen de Rosa, presidenta del Ateneo Mercantil de València.

¿Cuál es la situación de la relación entre el Ateneo y el Ayuntamiento ahora mismo?

Es una relación de mutuo respeto. El Ayuntamiento de València nos da una subvención pequeña que gracias a eso, puede utilizar los salones del Ateneo cuando lo consideren oportuno. Nosotros tenemos mucho gusto de que el Ayuntamiento puede desempeñar su labor aquí. 

Consideramos que este gesto es abrir el Ateneo a los valencianos. Nos sentimos considerados por el Ayuntamiento y nos hemos ido conociendo poco a poco en los últimos cinco años. Pensamos que las relaciones a día de hoy son correctas. 

El Ateneo en toda su historia es una institución de una línea constante que se se transforma según la realidad del momento. Dado que el Ayuntamiento ha sufrido cambios de Gobierno, o cambios de los miembros de los propios equipos que forman parte del Gobierno… ¿Cómo ha vivido usted estos cinco años en el momento en que el Ateneo más que nunca es un referente de la valenciania y constitución valencianista frente a un Ayuntamiento que es de Compromís?, ¿en el Ateneo se ha vivido un mayor impulso de actividades que defienden la valenciania o cómo ha vivido el Ateneo ese cambio?

Evidentemente, nosotros sí que hemos tenido un par de cambios importantes porque se nos ha invitado, por ejemplo, a los actos de celebración del 9 de Octubre por primera vez en muchísimos años para depositar la corona de laurel ante el estatuto del Rey Don Jaime como entidad histórica valenciana. 

En ese sentido, estamos muy agradecidos porque así se nos reconoce como lo que somos: una entidad histórica valenciana. Eso fue un honor.

A nivel ideológico, evidentemente, no pensamos lo mismo. Nosotros somos una entidad valenciana y valencianista y no vamos a dejar de serlo en ningún momento y bajo ninguna circunstancia. 

Nos gustaría que el Ayuntamiento no tuviera el rumbo que tiene ni que estuviese subvencionando organizaciones exclusivamente catalanistas, o por ejemplo, que, aunque nos están subvencionando a nosotros, lo haga con cantidades inferiores a otras instituciones de Catalunya, pero bueno, en ese sentido no tenemos mucho más que decir que tenemos que soportarlo y es una decisión política, por lo tanto, ahí tienen que entrar los políticos a denunciarlo. 

Fotógrafo: Javier Zapata.

En esa realidad política, en la que llegó el cambio en 2015, ¿desde el Ateneo se ha visto más actividad de reivindicación valenciana o inquietud valencianista por esa entrada de Compromís en el Gobierno Municipal? Es decir, si se ha despertado algo nuevo en la sociedad.

Yo creo que el problema del valencianismo es que está muy dividido. Hay gente que no está de acuerdo pero, mientras que esté tan fracturado, va a ser difícil. La solución sería que el interés de unirse se vaya solidificando y se vaya integrando en un valencianismo más fuerte. 

El problema es el exceso de protagismo de algunas personas que no favorece que haya esta posición valencianista unida. Nosotros estaremos siempre al lado de los que se unan en el valencianismo para hacer frente común a toda las acciones imperialistas de algunas comundiades cercanas.