Carrasco pide que las demandas de los taxistas de Castellón se recojan en la ordenanza de movilidad

Begoña Carrasco: “Desde el Partido Popular defendemos un plan de movilidad que mejore la accesibilidad a la ciudad, haciéndola sostenible, atractiva y cómoda, que cuente con todos. Hemos de recuperar el pulso perdido de un centro que se asfixia”

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Begoña Carrasco, insta al equipo de gobierno a atender e incorporar las demandas de los taxistas de Castellón en la ordenanza de movilidad que se está tramitando en estos momentos.

Una reivindicación que es consecuencia de la reunión mantenida con el presidente de la asociación de taxistas de Castellón y provincia, Jose Luis Artola, y la abogada que les representa, Milagros Vielsa.

La asociación de taxistas de Castellón y provincia, que aglutina a más del 90% de estos profesionales, ha presentado alegaciones a la ordenanza municipal de movilidad donde reivindican un marco regulatorio específico que les dé cobijo, más allá de la normativa general.

La ordenanza de movilidad debe ajustarse a las necesidades de una ciudad como Castellón, dando respuesta a los diferentes agentes. Sin embargo, hay malestar porque no se recoge un apartado concreto para el comportamiento de taxis y vehículos de transporte con conductor”, explica.

Y añade: “Piden normas de competencia municipal que respondan al comportamiento de una capital como es Castellón, con su propia idiosincrasia. Una normativa que debería nacer del consenso de todos los agentes implicados con el objetivo de avanzar hacia una ciudad con más oportunidades de futuro. Es por eso que nos hemos comprometido a que su voz sea escuchada, ya que el equipo de gobierno no tiene a bien contestar a sus escritos”.

Desde el Partido Popular “defendemos un plan de movilidad que mejore la accesibilidad al centro, una ciudad sostenible, atractiva y cómoda, que cuente con todos. Hemos de recuperar el pulso perdido de un centro de Castellón que se asfixia, con cada vez más establecimientos cerrados y un comercio y hostelería local muy resentidos, primero por la pandemia, y ahora castigados por la crisis inflacionista, que no se lo está poniendo nada fácil para sobrevivir”, insiste.

CatalàEspañol