[:es]López reconoce que l’ Acord de Fadrell está en un momento “donde hay una discrepancia”[:ca]López reconeix que “L’ Acord de Fadrell està en un moment “on hi ha una discrepància”[:]

El portavoz del equipo de gobierno se ha referido así a la tensa situación que viven los socios después de la evidente fractura escenificada en el último Pleno, donde se evidenció el acercamiento de Ciudadanos al PSOE y la posibilidad de sacar adelante mociones con un nuevo "partener"

[:es]El portavoz del equipo de gobierno en el ayuntamiento de Castellón, el socialista José Luís López, ha reconocido hoy abiertamente que l’Acord de Fadrell está en un momento “donde hay una discrepancia”. Con estas palabras, se ha referido a la tensa situación que viven los socios de gobierno después de la evidente fractura escenificada en el último Pleno. Una sesión en la que se evidenció el acercamiento de Ciudadanos al PSOE al votar conjuntamente una enmienda que dejó fuera de juego a Compromís y Podem.

Así, tras las acusaciones públicas de “deslealtad” que vertió Podem a sus socios socialistas, y el malestar que ya ocasionó el tema del conservatorio a Compromís, con las alegaciones al Plan General presentado por el equipo de gobierno del que, por ahora, forman parte, la calificación de “discrepancia” escogida hoy por López resulta un tanto tibia para referirse a las tensiones que han salido a la luz durante las últimas semanas.

“Estamos en un momento donde hay una discrepancia”, ha afirmado el portavoz del equipo de gobierno al referirse no sólo a la salud del tripartito sino también a la demora en la aprobación de los presupuestos. No obstante, ha reiterado que se trata de algo habitual en todos los gobiernos en coalición. “Que existan discrepancias dentro de los gobiernos de coalición es lo normal, y todo lo que no esté acordado en l’Acord de Fadrell puede generar discrepancias”, ha insistido.

Un problema de “cuadrar agendas”

Así, la solución a todo este panorama, tanto la aprobación de los presupuestos del 2021 como el “momento” que viven los tres socios de gobierno: PSOE, Compromís y Podem parecen estar sujeta a “sentarse y reunirse para aclarar las cosas”. Sin embargo, estos encuentros, a priori tan importantes tanto para desbloquear las cuentas como para saber si habrá cambios en la configuración de quienes conformen el equipo de gobierno en el ayuntamiento de Castellón, no tiene aún fecha clara. La razón, en palabras de hoy mismo de José Luís López, “cuadrar agendas”.

“Yo hablo cada día con miembros del equipo de gobierno de los otros partidos, sobre muchas cosas, y nos reunimos, pero ahora hay que cuadrar las agendas para esa reunión”, ha afirmado el portavoz municipal. Unas afirmaciones a las que momentos más tarde respondía el portavoz de Podem a Actualitat Valenciana asegurando que eran ellos los que llevaban insistiendo en esa reunión de presupuestos y de la que no habían obtenido respuesta. “Que no nos digan que es una cuestión de agenda porque nosotros en cuanto nos digan, estaremos puntuales a esa cita”, ha asegurado Fernando Navarro.

“De hecho, en las últimas semanas hemos insistido en sentarnos para puntualizar cuestiones presupuestarias referentes a personal y a otros asuntos y no hemos recibido respuesta”, añade.

¿Nuevo ‘reacuerdo’ o cambio de socios?

“Crisis”, “fractura”, “deslealtad” o “discrepancia”, la realidad que a nadie se le escapa es que las diferencias entre los firmantes de l’Acord de Fadrell y el “reacord de Fadrell” que ya tuvo una nueva escenificación en el Menador, están ahí.

   

Si la última vez el detonante del desencuentro fue el desacuerdo en la desaparición de la Junta de Fiestas y la votación de Compromís que no se sumó al PSOE, en un Pleno de alta tensión, está vez la evidencia hecha pública ha venido por la ubicación del espacio del nuevo conservatorio y una votación en la que los socialistas han buscado nuevos aliados: Ciudadanos. Por eso, las cábalas, junto con los números, no descartan una posible ruptura de los “firmantes” de esos dos “Acords” y una nueva alianza con la formación que encabeza Marín-Buck en el ayuntamiento de Castelló y que cada vez acerca más su postura al partido que lidera la alcaldesa, Amparo Marco.

 

 

 [:ca]El portaveu de l’equip de govern a l’ajuntament de Castelló, el socialista José Luís López, ha reconegut avui obertament que l’Acord de Fadrell està en un moment “on hi ha una discrepància”. Amb estes paraules, s’ha referit a la tibant situació que viuen els socis de govern després de l’evident fractura escenificada en l’últim Ple. Una sessió en la qual es va evidenciar l’acostament de Ciudadanos al PSOE en votar conjuntament una esmena que va deixar fora de joc a Compromís i Podem.

Així, després de les acusacions públiques de “deslleialtat” que va abocar Podem als seus socis socialistes, i el malestar que ja va ocasionar el tema del conservatori a Compromís, amb les al·legacions al Pla General presentat per l’equip de govern del qual, ara com ara, formen part, la qualificació de “discrepància” triada avui per López resulta una miqueta tèbia per a referir-se a les tensions que han sortit a la llum durant les últimes setmanes.

“Estem en un moment on hi ha una discrepància”, ha afirmat el portaveu de l’equip de govern en referir-se també, no sols a la salut del tripartit sinó també a la demora en l’aprovació dels pressupostos. No obstant això, ha reiterat que es tracta d’una cosa habitual en tots els governs en coalició. “Que existisquen discrepàncies dins dels governs de coalició és el normal, i tot el que no estiga acordat en l’Acord de Fadrell pot generar discrepàncies”, ha insistit.

Un problema de “quadrar agendes”

Així, la solució a tot este panorama, tant l‘aprovació dels pressupostos del 2021 com el “moment” que viuen els tres socis de govern, PSOE, Compromís i Podem semblen estar subjecta a “asseure’s i reunir-se per a aclarir les coses”. No obstant això, estes trobades, a priori tan importants tant per a desbloquejar els comptes com per a saber si hi haurà canvis en la configuració dels qui conformen l’equip de govern a l’ajuntament de Castelló no té encara data clara. La raó, en paraules de hui mateix de José Luís López, “quadrar agendes”.

“Jo parlo cada dia amb membres de l’equip de govern dels altres partits, sobre moltes coses, i ens reunim, però ara cal quadrar les agendes per a esta reunió”, ha afirmat el portaveu municipal. Unes afirmacions a les quals moments més tard responia el portaveu de Podem a Actualitat Valenciana assegurant que eren ells els que portaven insistint en esta reunió de pressupostos i de la qual no havien obtingut resposta. “Que no ens diguen que és una qüestió d’agenda perquè nosaltres quan ens diguen, estarem puntuals a esta cita”, ha assegurat Fernando Navarro.

“De fet, en les últimes setmanes hem insistit a asseure’ns per a puntualitzar qüestions pressupostàries referents a personal i a altres assumptes i no hem rebut resposta”, afegeix.

Nou ‘reacord‘ o canvi de socis?

“Crisi”, “fractura”, “deslleialtat” o “discrepància”, la realitat que a ningú se li escapa és que les diferències entre els signants de l‘Acord de Fadrell i el reacord de Fadrell que ja va tenir una nova escenificació en el Menador, estan ací i estan afectant inclús a qüestions tan sensibles per la ciutadania com són els pressupostos.          

Si l’última vegada el detonant del desacord va ser el desacord en la desaparició de la Junta de Festes i la votació de Compromís que no es va sumar al PSOE, en un Ple d’alta tensió, està vegada l’evidència feta pública ha vingut per la ubicació de l’espai del nou conservatori i una votació en la qual els socialistes han buscat nous aliats: Ciudadanos. Per això, les càbales, juntament amb els números, no descarten una possible ruptura dels “signants” d’estos dos “Acords” i una nova aliança amb la formació que encapçala Marín-Buck a l’ajuntament de Castelló i que cada vegada acosta més la seua postura al partit que lidera l’alcaldessa Amparo Marco.[:]



CatalanSpanish