Castelló recupera población del chorlitejo con el proyecto de renaturalización de SEO Bird Life

La campaña de Transición Ecológica propicia este año 11 parejas de esta ave, considerada un bioindicador de la salud del litoral.

La campaña de renaturalización del litoral para mejorar el hábitat del chorlitejo patinegro impulsada por la Concejalía de Transición Ecológica del Ayuntamiento de Castelló, en colaboración con SEO Bird Life, ha permitido recuperar este año población del chorlitejo patinegro, una especie esencial para mostrar la conservación de las playas y que el Libro Rojo del Ministerio de Transición Ecológica y la sociedad ornitológica la acaban de incluir en la categoría de especie amenazada en peligro de extinción.

“En 2019 se aprobó la declaración de la reserva de flora en la playa del Serradal y tras este hito decidimos participar en este proyecto de Seo Bird Life como una oportunidad para recuperar el chorlitejo y mejorar la conservación de nuestras playas. 2020 fue un año muy malo con el paso del temporal Gloria, que afectó al espacio de nidificación y provocó una bajada en la misma.

La campaña ha permitido recuperar las cifras y se ha empezado a generar un movimiento ciudadano preocupado en cuidar las playas”, ha afirmado el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro, durante la presentación del balance de actuaciones de esta iniciativa junto a la técnica de SEO Bird Life, María Anton.

SEO Bird Life empezó el proyecto de renaturalización en 2019 en la Albufera y este año lo extendió a playas de Castelló y València, con el objetivo de virar el declive de la población del chorlitejo, que en los últimos años había descendido 70 % en la Comunitat Valenciana, “por un uso poco respetuoso con el medio ambiente, un desarrollo urbanístico intenso y una flora invasora”, ha explicado la responsable del proyecto de SEO Bird Life, que ha subrayado que el chorlitejo es un “ave paraguas” para proteger las playas y sus sistemas dunares, una conservación que es importante, ha sostenido, para mantener la biodiversidad y frenar las inundaciones. “Es un bioindicador de la salud de las playas, si el chorlitejo desaparece también desaparecen las playas”, ha resaltado.

El informe ha puesto de manifiesto que las actuaciones llevadas a cabo han logrado aumentar la población del chorlitejo en 2021, con 11 parejas (10 en el Serradal y una el Pinar) y 14 nidos. En 2020 solo se identificaron entre 6 y 9 como consecuencia del temporal Gloria. La campaña ha logrado recuperar los número de años anteriores y si se sigue en la misma línea se continuará mejorando, teniendo el Serradal una capacidad de albergar 40 parejas, ha señalado.

La propuesta ha llevado a cabo acciones de conservación, jornadas de sensibilización ciudadana y ha creado un grupo de voluntarios con 12 integrantes que durante el periodo de nidificación se encargó de aconsejar a los viandantes sobre buenas prácticas para evitar afecciones en el ave.

Entre otras intervenciones, durante este ejercicio se han retirado 31 kilos de residuos, se han depositado en pie de arena restos orgánicos de origen marino, se han eliminado 30 kilos de especies de flora invasora, y se ha plantado flora autóctonas en 10.000 metros cuadrados de playa, siendo una de las mismas una especie en peligro de extinción al existir solo en Castelló, Almenara e Ibiza.

También se ha instalado nueva señalización en el Serradal y un tramo de talanquera en la playa del Pinar para propiciar una zona de nidificación, además de en la reserva del Serradal. Y se han realizado charlas de sensibilización con ciudadanos y con la unidad de protección ambiental de la Policía Local.

CatalàEspañol