Castelló facilita la separación en origen de los residuos orgánicos y repartirá 12.000 cubos marrones

El equipo de educación ambiental del consistorio lanza una nueva campaña en el Día Internacional del Reciclaje para impulsar el uso del contenedor marrón.

Castelló repartirá 12.000 cubos marrones para facilitar el reciclaje de residuos orgánicos en las casas. El Ayuntamiento de la capital de la Plana, con el objetivo de incentivar la separación en origen de materias orgánicas, impulsa el uso del contenedor marrón con una nueva campaña que ha lanzado en el Día Internacional del Reciclaje.

Para llevarla adelante, el equipo de educación ambiental del consistorio visitará todos los barrios de la ciudad durante los próximos meses para que el vecindario pueda conseguir su cubo. Además, la iniciativa también distribuirá contenedores en aquellos comercios que lo deseen.

El concejal de Reciclaje y Gestión de Residuos, Ignasi Garcia, ha explicado que “la basura orgánica es la que ocupa la mayor parte de la bolsa de basura, y por tanto separarla correctamente para reciclarla y reutilizarla nos permite generar energía o hacer compost, puesto que con 100 kilos de materia orgánica se pueden transformar en 30 kilos de abono para el campo”. El edil responsable de la política de reciclaje en el municipio también ha destacado que “en Castelló hemos duplicado los datos de reciclaje gracias a la conciencia ciudadana y al trabajo que hacen nuestros educadores y educadoras ambientales, y esto es una buena noticia”.

No obstante, según argumenta Garcia, es necesario pasar de la economía del ‘usar y tirar’ al modelo circular que entiende que los residuos son materias primas, así como seguir implementando políticas para llegar al objetivo europeo de que en el 2035 solo el 10% de los residuos acaben en un vertedero.

Las cifras del 2021 demuestran que el servicio pionero de recogida selectiva de restos orgánicos ha llegado a la ciudad de Castelló con una acogida positiva. Son cerca de 3.000 las toneladas de materia orgánica que Castelló ha recuperado en el primer año natural desde su implantación. Y es que el Ayuntamiento de Castelló ha hecho una apuesta decidida para dar a conocer la importancia de utilizar el contenedor marrón en la transición hacia la economía circular, puesto que los restos orgánicos ocupan el 40% de la bolsa de basura.

Esta nueva iniciativa de reparto de minicubos para facilitar el reciclaje de restos orgánicos en los hogares, forma parte de la campaña ‘La orgánica es un marrón de todos’ con la cual el consistorio ha desarrollado más de 150 acciones informativas, tanto a pie de calle como en centros educativos, comercios y hostelería o asociaciones de la ciudad.

A estas alturas, Castelló cuenta con una flota de 1.098 contenedores marrones repartidos por toda la ciudad. La capacidad de cada uno de ellos es de 2.000 litros y el servicio de recogida se desarrolla en días alternos.

¿Qué va al contenedor marrón?

Al contenedor de orgánica se tienen que echar restos de alimentos, pieles y cortezas, espinas de pez y huesos, restos de café y tiene, papel y cartón sucio de comida, restos de poda, palillos y tapones de corcho. En ningún caso pañuelos, plásticos y latas, botellas y tarros de cristal ni papel y cartón limpios.

Castelló pulveriza cifras de reciclaje como nunca

La puesta en marcha del contenedor marrón el 1 de septiembre de 2020, también ha disparado las cifras del resto de residuos. De hecho, el reciclaje se abre paso en Castelló, y es que en 2015 el porcentaje de reciclaje respecto al total de residuos que genera Castelló era del 7.05%, y en 2021 es casi el doble con 13.62%. Un cambio que se nota sobre todo a partir del 2019 que era de un 8.7%, y ahora ya se sitúa en un 13.62%.

Gran parte de ese incremento se debe, además de la concienciación ciudadana y al trabajo de campo del equipo municipal de educadores ambientales, al número de contenedores marrones, verdes, amarillos y azules que se han instalado en los últimos años en la ciudad. Castelló ha empezado este 2022 con casi los mismos contenedores de selectiva que de fracción resto. Mientras que en 2015 apenas había 1.445 de recogida selectiva frente a los 3.990 de resto, actualmente ya son más de 3.100 de selectiva frente a los 3.758 de resto.

El mayor incremento se encuentra en el contenedor amarillo donde van los envases ligeros. Concretamente, la ciudadanía de Castelló ha pasado de reciclar 1.073 toneladas en 2015 a recuperar 1.883 en 2021, lo cual supone un incremento del 75.51%. Una línea de subida positiva que también están experimentando el resto de contenedores de selectiva como el de papel y cartón con más de un 43% ( 2.070 toneladas en 2015 frente a 2.964 en 2021); o el de vidrio que ha empezado el 2022 con datos récord con el objetivo de incrementar un 30% su recogida en los próximos tres años. Además, por lo que respecta a los ecoparques Castelló recuperó 7.100 toneladas en 2020, mientras que en 2021 son 8.723 las que se han recuperado, lo cual supone un incremento de casi un 23% en solo año.

Hay que señalar, además, que actualmente el Ayuntamiento está trabajando en la puesta en marcha del Plan Local de Residuos (PLR). Un plan estratégico que define la hoja de ruta del reciclaje en la ciudad de Castelló de los próximos cinco años. Este, consta principalmente de 4 ejes temáticos con 13 líneas estratégicas y más de 50 acciones para potenciar la salud ambiental y la sostenibilidad en la ciudad.

Todo esto basado en el consumo responsable, la prevención y la reutilización; la mejora en la gestión de residuos; la transparencia y sostenibilidad económica en la gestión de residuos; y en la educación ambiental. Se trata de, según explica Garcia, “instrumentar la planificación estratégica, temporal y económica en materia de residuos a Castelló para fomentar el reciclaje y mejorar la sostenibilidad ambiental en la ciudad”.

ValenciàEspañol