Castelló impulsa un nuevo plan contra la sequía para adaptarse al cambio climático

La Junta de Gobierno Local somete a exposición pública el documento para recibir propuestas de ciudadanos y colectivos.

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Castelló ha aprobado este jueves someter a consulta pública el nuevo Plan de Emergencia ante situaciones de sequía de la red de abastecimiento municipal, una actuación que viene determinada por el Plan Hidrológico Nacional y el plan contra la sequía de la demarcación del Júcar para prevenir posibles periodos de escasez hídrica.

Se trata de una previsión obligatoria para municipios de más de 20.000 habitantes. Ciudadanos y asociaciones tienen ahora 15 días para presentar sus propuestas o sugerencias.

“Es un documento importante para la adaptación a las consecuencias del cambio climático en Castelló. El Ministerio de Transición Ecológica nos advierte que de cara a 2050 el 50 % de los acuíferos estarán en una situación de estrés hídrico y la previsión de sequía nos obliga a hacer este trabajo”, ha explicado el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro.

El plan de emergencia establece un protocolo de actuaciones para prevenir situaciones de escasez, garantizar la disponibilidad de agua y minimizar los efectos sobre el estado ecológicos de los recursos hídricos. Contempla cuatro escenarios; normalidad, prealerta, alerta y emergencia, que vienen determinadas por el caudal de entrada en los pantanos de Arenós y Sichar, que son indicadores de la situación de los acuíferos.

En la actual situación de normalidad el Ayuntamiento ya deberá desarrollar algunas medidas como la revisión de las infraestructuras de distribución. “El consumo de agua en Castelló es superior a la media nacional y el plan nos obliga a estudiar qué sucede”, ha indicado el concejal de Transición Ecológica.

En el segundo escenario de prealerta establece la preparación de actuaciones de prevención o solicitar a los grandes consumidores un plan de uso eficiente. En el tercero de alerta fija la posibilidad de penalizaciones por consumos excesivos o irresponsables o la activación de reservas de pozos ahora inactivos; y en el cuarto de emergencia, contempla la solicitud de transferencia de derechos de agua.

Castelló dispone de 12 puntos de aguas subterráneas y siete depósitos, más tres pozos de reserva ahora inoperativos.

CatalanSpanish