Castellón busca su Gamonal

Vicente Cornelles, periodista y escritor, reflexiona sobre la actualidad política de la ciudad de Castelló.

En enero del 2014 los vecinos del barrio de Gamonal de Burgos iniciaron una serie de movilizaciones contra la construcción de un bulevar y parking subterráneo sobre la calle Vitoria, uno de los viales de comunicación más importantes de la capital burgalesa.

La falta de diálogo entre el que era alcalde, Javier Lacalle, y los ciudadanos llevaron a una tensa situación en la que no faltaron disturbios y cargas policiales. La tenacidad vecinal ante lo que consideraban unas obras “innecesarias” y “millonarias” logró la paralización del proyecto con las excavadoras sobre el asfalto. No faltaron disturbios y cargas policiales que convirtieron a la capital del Cid en una suerte de Fuenteovejuna valiente, decidida e implacable.

Y ese es el destino al que está abocada la protesta de los residentes de Rafalafena contra la reforma de la avenida de Lidón en una disidencia muy similar a la sucedida en Burgos: Un capricho del alcalde/alcaldesa, escasez de reflexión y consenso, residentes de la zona con sentimientos de indignación, impotencia y desconfianza en los tan manidos canales de participación popular y democrática ante una política de hechos consumados. Unos vecinos que están ya en la calle incordiando, paralizando los trabajos en unas acciones que se prolongarán en los próximos días, y alentados y apoyados desde las redes sociales, convertidas en unas nuevas alternativas de protesta y denuncia social.

Cuando parecía que el movimiento vecinal estaba agonizando, los de Rafalafena, -que tanto consiguieron en los años 80 y 90 del pasado siglo-, vuelven por sus fueros y rescatan el espíritu de las reivindicaciones frente a los despropósitos y abusos de los poderes públicos. Castellón busca su Gamonal.

ValenciàEspañol