[:es]El portavoz municipal de Castellón recuerda respecto a la hostelería: “como ayuntamiento tenemos que cumplir la legalidad vigente”[:ca]El portaveu municipal de Castelló recorda respecte a l’hostaleria: “com a ajuntament hem de complir la legalitat vigent”[:]

Una parte de los hosteleros castellonenses han protagonizado una protesta delante del ayuntamiento para mostrar su malestar por la prolongación de la medida de cierre que muchos de ellos ya han anunciado en las últimas horas, van a desobedecer.

[:es]Una protesta frente al ayuntamiento de Castellón por parte de un sector de la hostelería ha evidenciado de nuevo el malestar de la restauración por la prórroga del cierre de estos negocios. Una medida que, por otro lado, ya ha generado una fractura entre quienes han llamado a la “desobediencia” proponiendo abrir el día 16 y quienes opinan que no deben saltarse la Ley.

Precisamente, respecto a esta cuestión, la de una posible apertura de negocios de restauración desafiando la prohibición, se ha manifestado el portavoz del gobierno en el ayuntamiento. José Luís López tras incidir en su solidaridad con los profesionales de la restauración ha recordado que como ayuntamiento, “tenemos que hacer cumplir la legalidad”. De lo que se desprende que no se descartan las sanciones a quienes incumplan el cierre decretado.

Por otro lado, esta convocatòria de “cacerolada” en la Plaza Mayor también ha propiciado que la alcaldesa, junto con la concejala Pilar Escuder, se encontrara de nuevo cara a cara con el presidente de la asociación Ashocas impulsora de esta protesta. Amparo Marco ha manifestado minutos después en un comunicado: “comprendemos la preocupación del sector de la hostelería en una situación tan compleja como la actual. El cierre de negocios, aunque sea temporal, tiene efectos evidentes y hay que agradecer el esfuerzo y el sacrificio que hacen todos los profesionales de este sector”.

La alcaldesa reconoce la dureza de las restricciones aunque también afirma que “son necesarias para frenar el avance de la pandemia. Estamos atravesando la tercera ola y hay que conseguir que los niveles de contagio sigan bajando y que la presión asistencial en centros de salud y hospitales se reduzca”, ha explicado.

 [:ca]Una protesta enfront de l’ajuntament de Castelló per part d’un sector de l’hostaleria ha evidenciat de nou el malestar de la restauració per la pròrroga del tancament d’estos negocis. Una mesura que, d’altra banda, ja ha generat una fractura entre els qui han anomenat a la “desobediència” proposant obrir el dia 16 i els qui opinen que no han de saltar-se la Llei.

Precisament, respecte a esta qüestió, la d’una possible obertura de negocis de restauració desafiant la prohibició, s’ha manifestat el portaveu del govern a l’ajuntament. José Luís López després de manifestar la seua solidaritat amb els professionals de la restauració ha recordat que com a ajuntament, “hem de fer complir la legalitat”. Del que es desprén que no es descarten les sancions als qui incomplisquen el tancament decretat.

D’altra banda, esta convocatòria de “casserolada” en la Plaça Major també ha propiciat que l’alcaldessa, juntament amb la regidora Pilar Escuder, es trobés de nou cara a cara amb el president de l’associació Ashocas impulsora d’esta protesta. Amparo Marco ha manifestat minuts després en un comunicat: “comprenem la preocupació del sector de l’hostaleria en una situació tan complexa com l’actual. El tancament de negocis, encara que siga temporal, té efectes evidents i cal agrair l’esforç i el sacrifici que fan tots els professionals d’este sector”.

L’alcaldessa reconeix la duresa de les restriccions encara que també afirma que “són necessàries per a frenar l’avanç de la pandèmia. Estem travessant la tercera ona i cal aconseguir que els nivells de contagi continuen baixant i que la pressió assistencial en centres de salut i hospitals es reduïsca”, ha explicat.[:]

CatalanSpanish