El CCCCinema reestrena ‘Dripping’ en su 20 aniversario

Esta semana el CCCCinema también proyectará la alemana 'Ödipussi', la coproducción 'Luna Papa' (rodada en Tayikistán), la francesa 'Les deux amis' y las inglesas 'Shirley Valentine' y 'The Smallest Show on Earth'

El CCCCinema del Centre del Carme presenta este sábado, 21 de agosto, el reestreno de ‘Dripping’, una película valenciana que urge redescubrir. En el marco de su ciclo de comedia europea ‘¿De qué nos reímos en Europa?’, el Centre del Carme proyectará una copia restaurada en 4K de la película de Vicent Monsonís que cumple 20 años.

Además se podrá ver un ‘making off’ del filme que transcurre en lugares tan emblemáticos como lo fue la sala La Gallera, el IVAM o el propio Centre del Carme. A la celebración asistirán tanto el director, que presentará la película junto al director del ciclo, Daniel Gascó, como varios miembros del equipo.

Aparte de su visión mordaz del mundo del arte, es un documento muy valioso de la ciudad de València. El humor que imprime Vicent Monsonís recuerda por momentos al cine de Blake Edwards (toda la secuencia del atraco tiene ecos de ‘La pantera rosa’) y, sobre todo, las ‘buddy movies’ americanas, aquellas donde una pareja distorsionante se ve envuelta en una cadena de enredos. El gran Juan Luis Galiardo la definió como una “película ácrata”, por esa mirada desprejuiciada que no se corta, no interrumpe su tono de crítico incluso cuando transcurre en lugares emblemáticos de Valencia o se cruza con los poderes públicos.

Como anécdotas, Gascó ha destacado que “una vez leído el guion, Juan Luis Galiardo firmó su compromiso de participar en una servilleta de papel de un restaurante de Barcelona. Para su estreno, se preparó un cuaderno didáctico en torno a los diferentes temas artísticos que aborda, un material que luego se utilizó en clases”.

‘Ödipussi’, 1987 (17 de agosto)

La alemana ‘Ödipussi’ alcanza este martes el ecuador del ciclo de comedia del CCCC. ‘Ödipussi’ fue el primero de los dos largometrajes que protagonizó, dirigió y escribió Loriot (Vicco von Büllow), célebre caricaturista alemán. El título se refiere a una palabra inventada a partir del complejo de Edipo y el apelativo Pussi que la madre del protagonista le da en la película. Para Loriot, la comedia no es un medio para resultar gracioso, sino un vehículo formidable que satiriza las cosas cotidianas.

Producida cuando todavía estaba el muro de Berlín, fue la única película que se estrenó en los cines de ambas partes de Alemania al mismo tiempo. ‘Ödipussi’ fue muy bien recibida tanto por la crítica como por el público, y en 1988 llegó a ser la más taquillera de su país.

‘Luna Papa’, 1999 (18 de agosto)

Como el ‘Casanova’ de Fellini o ‘Tristam Shandy’, el niño que narra ‘Luna Papa’ todavía no ha nacido. Así justifica esa narración mágica que transcurre en Tayikistán, territorio bello y difícil donde apenas habían entrado las cámaras. Emparentado entonces con la poesía balcánica de Emir Kusturica, Khudojnazarov firma con ella su mejor obra, un filme capaz de tomarse con notable humor hasta esa fe islámica que condena un embarazo sin marido.

Gascó ha destacado que “‘Luna papa’ nunca quiso ser una película rusa y se nota que bebe de diferentes culturas. Su director vivió en Dusambé, Taskent y Moscú y quería huir del nacionalismo imperante” y ha añadido que “se rodó en Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán buscando vastos y salvajes paisajes, donde la luz, los colores son tan particulares que no se pueden encontrar en ningún otro lugar”.

‘Les deux amis’ (‘Los dos amigos’, 2015) (19 de agosto)

‘Les deux amis’ tiene la potencia de cualquier ópera prima. Se percibe en ella sabiduría, dominio narrativo y la ferocidad de quien quiere arrancar fuerte. Su director, Louis Garrel, había mamado cine desde su más tierna infancia. Tenía 6 añitos la primera vez que actuó en una película de su padre, el gran Philippe Garrel, ‘Les baisers de secours’ (1989), y 17 cuando confirmó su carrera como actor. Con la complicidad de Christophe Honoré en el guion, recurre aquí al esquema del triángulo amoroso, el mismo que movió los hilos de ‘Una mujer para dos’ de Ernst Lubitsch o ‘Jules et Jim’ de François Truffaut. “En un ejercicio de resistencia, Garrel rueda su debut en el largometraje en 35 mm”, ha señalado Gascó.

‘Shirley Valentine’, 1989 (20 agosto)

Enajenada perpetuamente por la familia; primero por sus padres, luego por su marido e hijos, Shirley Valentine resuelve a su manera la gran pregunta: ‘¿Cuándo haré lo que yo quiera?’. Shirley Valentine es un ama de casa de Liverpool que se planta a los 45 años. Inmersa en el papel de cocinera y sirviente de su marido decide retomar su papel de mujer y hacer lo que más desea.

‘Shirley Valentine’ rompe continuamente la cuarta pared, es decir, mira a cámara y se dirige al público como ya había hecho Michael Caine en ‘Alfie’, dirigida también por Lewis Gilbert. Su protagonista, Pauline Collins, fue nominada al Óscar.

‘The Smallest Show on Earth’, 1957 (22 de agosto)

Su título, ‘The Smallest Show on Earth’ (‘El espectáculo más pequeño del mundo’, 1957) se refiere irónicamente a ‘The Greatest Show on Earth’ (‘El mayor espectáculo del mundo’, 1952), de Cecil B. DeMille.

La película sigue siendo divertida ahora, más de 60 años después de su estreno. Su reivindicación del cine de barrio, de las proyecciones accidentadas, del ambiente recogido y popular sigue siendo entrañable en este contexto de cambio y crisis de los cines. Misteriosamente, esta gema del cine británico apenas se conoce en España. El filme nos da la bienvenida al cine Bijou y sus destartalados programas, películas de serie B y Z servidas por un proyeccionista legendario, Peter Sellers.

Hasta el 29 de agosto, el ciclo de comedia europea del Centre del Carme ‘¿De qué nos reímos en Europa?’ proyectará un total de 24 títulos que se pueden disfrutar, cada noche, con entrada gratuita y doble subtitulado en castellano y valenciano. Más información en consultar aquí.

ValenciàEspañol