Protestan para pedir refuerzo de celadores en el Clínico de València

El sindicato CSIF lamenta que Conselleria solo renovará a 15 de los 50 celadores de contratos covid y avisa de un déficit de 60.

El sindicato CSIF ha participado hoy en la concentración para exigir a Conselleria de Sanitat un refuerzo urgente de la plantilla de celadores en el hospital Clínico Universitario de València. La central sindical considera una contradicción que en un recinto con carencias en la plantilla de profesionales, la Administración únicamente haya renovado a 15 de los 50 celadores contratados como refuerzos covid.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) alerta de un déficit de 60 celadores, por lo que ha reclamado una solución en la concentración de hoy a las 13,30 horas delante del hospital, a la que ha seguido un recorrido alrededor del mismo. El sindicato advierte de que tanto “la Gerencia como las direcciones del Departamento Clínico-Malvarrosa, al mantener un inadmisible déficit estructural histórico de personal, y en especial de celadores, están entorpeciendo y limitando la calidad en las prestaciones sanitarias”.

El sindicato explica que “la gravedad de la situación se observa si la comparamos con otros hospitales como La Fe, donde la ratio de celadores por paciente es mucho mayor”. Además, explica que “a finales de mayo no se renovó el contrato a 35 celadores. Este hecho no debe de entenderse como que existía un superávit, ya que ocurre todo lo contrario, pues en ese momento estábamos próximos a las necesidades reales sin alcanzarlas para poder ofrecer una asistencia adecuada”. Esas carencia CSIF la cifra en 60 profesionales, que serían el refuerzo de celadores que requeriría el hospital.

CSIF avisa que el déficit de celadores afecta directamente al usuario y genera perjuicios como el retraso en pruebas diagnósticas, en intervenciones quirúrgicas, en altas hospitalarias o en los procedimientos de cuidados de enfermería. Igualmente esta merma produce una sobrecarga laboral que perjudica las condiciones de trabajo y la misma salud de los propios celadores.

CSIF exige “un mayor respeto por parte de la Gerencia al trabajo de los celadores y, por extensión, a los usuarios, al tratarse estos de los beneficiarios últimos de su labor”. Del mismo modo aboga por una actualización en las funciones de los celadores, que vienen recogidas en un estatuto obsoleto que data de 1971. CSIF la creación de un Módulo de Grado Medio dentro de la Formación Profesional Sanitaria para este colectivo.

CatalanSpanish