Piden más seguridad en el Cercanías tras agresión en la estación de Castellón

El sindicato CSIF reclama un incremento de plantilla para atender cada tramo de Cercanías desde València y más protección.

El sindicato CSIF exige a Renfe un refuerzo del servicio de vigilancia privada en los diferentes tramos de Cercanías desde València. La central sindical advierte de la falta de plantilla y de recursos de protección para los trabajadores, que se ha podido comprobar con la agresión sufrida por dos de ellos en la estación de Castellón.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que cada tramo de Cercanías está atendido únicamente por una patrulla de dos vigilantes en turnos de mañana y tarde. Estos dos efectivos se ocupan tanto de supervisar la seguridad en los vagones como de las múltiples incidencias que puedan ocurrir en el recorrido o del control de acceso al tren en las diferentes estaciones una vez superados los tornos.

CSIF subraya que esa dotación resulta del todo insuficiente, como pudo comprobarse por la agresión sufrida por los dos trabajadores del servicio de vigilancia del tramo entre Fuente de San Luis, en València y Castellón.

Ambos se hallan de baja después de ser atacados por un hombre y una mujer que intentaban acceder al andén con un solo billete. Al recriminar su acceso incorrecto fueron agredidos de manera “violenta y desproporcionada” por la citada pareja, según han denunciado los afectados, que fueron trasladados al Hospital General de Castellón y que hoy siguen convalecientes.

La central sindical reclama al menos la presencia de dos patrullas por turno y tramo, en lugar de una, como sucede en la actualidad entre Fuente de San Luis y Castellón, Castellón-Vinaroz, València-Gandia o Valencia-Xàtiva. El sindicato insiste en que con una sola patrulla resulta imposible garantizar la calidad del servicio de seguridad en todo el trayecto y en cada estación del mismo.

CSIF también exige más recursos para los profesionales, ya que en la actualidad carecen de chalecos antipinchos o de un circuito de conexión que les permita comunicarse entre ellos, con lo que se ven obligados a recurrir a sus teléfonos móviles particulares para hacerlo.

La central sindical subraya el cansancio físico y psicológico de estos profesionales, que están ocho horas de pie y que han atender cualquier incidencia, atropello o problema en las estaciones además de la vigilancia en el interior de los propios vehículos. Ante esta situación, y con el fin de garantizar la seguridad de viajeros y profesionales, CSIF reclama más personal y medios materiales.

CatalanSpanish