Sanidad propone cerrar el ocio nocturno y valora implantar el toque de queda

Hay que "limitar el horario nocturno en los interiores de aquellos establecimientos en los que no se puedan garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención".

Los expertos del Ministerio de Sanidad proponen “cerrar los locales de ocio nocturno” de manera “urgente” para “mitigar el aumento exponencial de casos que está ocurriendo en España”.

De esta forma lo estipula el documento de la Comisión de Salud Pública al que ha accedido el diario El Mundo. También emplazan a valorar, de nuevo, el toque de queda.

El documento, que ha enviado a las comunidades por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón, advierte de que los hospitales podrían sufrir un repunte de ingresos pronto.

La Ponencia de Alertas, reunida el lunes, ha manifestado a la Comisión que, además, hay que “limitar el horario nocturno en los interiores de aquellos establecimientos en los que no se puedan garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención” y “suprimir la celebración de los eventos multitudinarios si no se pueden garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención”.

Los técnicos de Sanidad incluso proponen “valorar la instauración de limitaciones de horario nocturno para la movilidad”, de nuevo. Sería algo así como el toque de queda. Esta decisión ya la tomó Cataluña, una comunidad autónoma que cerrará el ocio nocturno ante el aumento de contagios durante quince días a partir de este fin de semana y obligará a que los participantes en eventos de más de 500 personas se hagan tests de antígenos.

Impacto hospitalario

En el último fin de semana la transmisión del Covid-19 entre jóvenes de 20 a 29 años se ha disparado hasta 640 casos por cada 100.000. Y entre 12 y 19 años, a 584. Casi el triple de la media nacional, que se situaba ayer en 204.

El documento de Sanidad recuerda a las autonomías que la velocidad de cambio de los indicadores es un factor clave para elevar el nivel de alerta de cada territorio, “así como con una evaluación cualitativa que incluya la capacidad de respuesta en los diferentes ámbitos”.

Además, recuerda que hay grupos de población de más edad que no están plenamente vacunados, como los de 60 a 69 años, que al recibir sobre todo el fármaco de AstraZeneca, el tiempo entre dosis es mayor, con lo que están aún expuestos al contagio, sobre todo, con la aparición en escena la variante delta que es más contagiosa si bien puede controlarse con los dos pinchazos.

CatalanSpanish