Citan como investigado al exalcalde de Benitatxell, Josep Femenía, en el caso de las multas de tráfico

Se investiga un posible delito de malversación y prevaricación por dejar sin tramitar casi un centenar sanciones impuestas por la Policía Local.

Nuevo giro en el caso de las multas de tráfico de El Poble Nou de Benitatxell. La Jueza ha citado a declarar como investigado al exalcalde del Poble Nou de Benitatxell, Josep Femenía (Red CV), por un posible delito de malversación y prevaricación.

Este caso llegó a los tribunales en 2018 después de que tres de los actuales concejales de Més Benitatxell llevaran a la Fiscalía diversas pruebas y documentación que acreditaban que el Consistorio dejó de tramitar casi un centenar denuncias formuladas por la Policía Local entre finales de 2013 y principios de 2017, periodo en el que Femenía ostentaba la Alcaldía.

En un principio, la Fiscalía solo pidió la imputación del secretario interventor municipal, Jesús Castro, por haber incurrido presuntamente en la comisión de los delitos de prevaricación y malversación, ocasionando un perjuicio económico a las arcas municipales. Ahora, tras cuatro años de investigaciones, la Jueza ha citado también al exalcalde.

Los informes que aportaron los concejales de Més Benitatxell probaban que, entre 2013 y 2017, el Consistorio habría dejado de tramitar y, por tanto, de cobrar, 85 sanciones. Los informes elaborados por la Jefatura de la Policía Local señalaban que, a partir del cuarto trimestre de 2013, se modificó el procedimiento de instrucción de las denuncias y se revocó al Jefe de la Policía la condición de instructor de tal procedimiento. Se suprimió el registro de entrada y salida propio de la Policía Local, con lo que las comunicaciones pasaron a centralizarse desde el registro general del ayuntamiento.

Desde entonces, quedaba en manos de la Alcaldía la documentación remitida por la Policía y el dinero en efectivo pagado por los conductores que abonaban la sanción en el acto. Periódicamente, la Policía trasladaba al Consistorio los boletines de denuncia para su posterior remisión al organismo tributario SUMA, que tenía delegada la gestión y recaudación de las denuncias.

Esa forma de actuar se mantuvo hasta el 16 de enero de 2017, cuando nuevamente se nombró instructor al oficial-jefe de la Policía Local y se reactivó la comunicación electrónica con SUMA. Durante ese periodo, la gestión de las multas fue abandonada, lo que produjo su prescripción.

“Este caso es muy grave. Transcurrieron cuatro años sin gestionar una sola multa o sanción, con todo lo que ello supone para las arcas públicas. Hubo una total dejadez de funciones y un gran perjuicio económico para el pueblo. Confiamos en la justicia y deseamos que el caso de esclarezca pronto”, ha declarado el portavoz del grupo municipal Més Benitatxell, Víctor Bisquert.

ValenciàEspañol