Ciudadanos pedirá en la Diputación de Castellón que se protejan los murales de la provincia

Fernández: "Lo sucedido con el mural de Ripollés no se puede volver a repetir en ningún municipio de Castellón"

La portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Castellón, Cristína Fernández, ha anunciado que la formación naranja pedirá en el próximo pleno la creación de un mapa provincial de murales en la provincia de Castellón, tanto pictóricos como cerámicos, como paso previo a su protección. Así lo ha anunciado tras registrar una moción en la que pide “liderar desde la institución provincial la puesta en valor de dichos espacios urbanos a través de su catalogación, creación de una ruta de los murales y posterior campaña de promoción. Vilafamés o Fanzara han demostrado hasta qué punto puede ser atractivo el arte mural para el turismo cultural, generando miles de visitas al año. Es una herramienta de primer nivel para frenar la despoblación e impulsar los comercios y la hostelería de nuestros municipios”.

Cristína Fernández ha recordado que “en las últimas semanas hemos conocido como un mural de Ripollés que formaba parte del Museu al Aire Lliure de Castellón, impulsado por el primer ayuntamiento democrático y que llevaba 40 años en la medianera de un céntrico edificio, ha sido eliminado. Esto no se puede volver a repetir y hay varios municipios con murales en grave peligro. Si no actuamos de inmediato para protegerlos, desaparecerán todos o quedarán a merced de la necesidad de las comunidades de vecinos. Y lo mismo sucede en decenas de municipios de la provincia, donde existen murales cerámicos en espacios públicos o privados como l´Alcora o Vila-real”. 

La diputada provincial subraya que “el arte urbano se ha convertido en la manifestación artística más importante del nuevo milenio, siendo un artista como Bansky el más cotizado a nivel mundial. Sin embargo, este tipo de intervención cultural cuenta con un peligro evidente, la destrucción por su propia condición urbana. Los cambios arquitectónicos o la modificación de los edificios por sus propietarios no deberían destruir obras que ya forman parte del patrimonio municipal, debemos catalogarlas y protegerlas. Sin descartar ayudas a los ayuntamientos para que promuevan su conservación”.

CatalanSpanish