Unos perros devoran a otro a consecuencia de su situación de abandono

El propietario ha sido denunciado por presunto maltrato animal y abandono por la Policía Local y las protectoras de Cocentaina e Ibi. Un perro yacía muerto en su campo, mientras otro le devoraba.

Array

La protectora de Cocentaina “Respectem-nos” denunció ante la Policía Local del municipio la situación de 8 perros, de raza podenco, propiedad de un cazador del pueblo. La mañana del pasado día 26 de diciembre, recibieron un aviso de una persona que aseguraba que los perros llevaban allí varios días solos y estaban devorando a otro que estaba muerto en el suelo.

Inmediatamente, voluntarias de la protectora se presentaron allí con otras de la protectora de Ibi, que tiene la recogida de animales en Cocentaina. Una vez allí, presenciaron una escena de la que aún no se han podido recuperar. Los perros se estaban comiendo literalmente al perro que yacía muerto sobre el suelo y con más de la mitad de su cuerpo carne viva, con la columna al aire. Tras ver tan dantesco panorama llamaron a la Guardia Civil, que les indicó que eso era competencia de la Policía Local. Acto seguido, se pusieron en contacto con el Jefe de la Policía Local que les indicó que mandaría una patrulla para poner a salvo a esos animales e investigar lo ocurrido con la muerte del podenco. 

“Estamos horrorizadas, hemos asistido a un acto de canibalismo entre perros. Además, estos pobres animales se encontraban en una situación de total abandono, rodeados de excrementos y sin comida. Esqueléticos y comiéndose el cadáver de uno de sus compañeros, que ya estaba muerto”, relata angustiada una de las voluntarias. 

Imagen de los perros y el “techado para resguardarse” con su compañero despedazado

Los animales son propiedad de un cazador que no vive allí

Las voluntarias explican que los animales se encontraban en un campo solos, rodeados de excrementos, sin comida ni agua y en unas condiciones higiénico-sanitarias deplorables. Cuando llegaron los agentes de la Policía Local, avisaron al propietario del recinto que, según la protectora, “no vive allí, sino en Altea” y se personó en el lugar de los hechos al rato. 

El cazador aseguró que los animales “estaban bien atendidos” y que no sabía que había pasado con el que estaba muerto, porque, según él, había estado pronto por la mañana y todo estaba bien. Aparte, el jefe de la Policía Local nos indica que les aclaró que de los 8 perros que había, 3 no eran suyos, que no sabía cómo habían acabado allí. 

Los agentes de la Policía Local, tras entrar en la vivienda con permiso del propietario, aseguran que tenían comida y agua dentro de las instalaciones y un techo para resguardarse. Sin embargo, las voluntarias de la asociación afirman que “viven a la intemperie, sin protección alguna ante climatología adversa, como el frío polar que asola la comarca en estos días”.

La Policía Local ha abierto diligencias por presunto delito de maltrato animal y abandono

Aunque las voluntarias esperaban que los agentes incautaran al resto de los animales, el Jefe de la Policía Local nos explicó que no procedía, atendiendo a la ley vigente, pues “tenían comida, agua, unas casetas donde resguardarse y no se encontraban famélicos”. Aún así, le pidieron al propietario la documentación de los perros y solo tenían chip 4 de ellos, por lo que levantaron actas administrativas por carecer de chip y de núcleo zoológico.

Como además el cazador alegaba que 3 no eran suyos, la Policía Local autorizó a que la protectora de Ibi se llevara esos a su refugio. Además, los agentes han abierto diligencias penales por presunto delito de maltrato animal y abandono, que ya han sido presentadas al juzgado. Respecto al perro que yacía muerto, su cuerpo fue precintado por la Policía Local y entregado a la protectora de Ibi para la realización de la necropsia, a fin de que un veterinario determine las causas de su muerte. 

“Hemos abierto diligencias penales por presunto maltrato y abandono animal, además de las correspondientes sanciones administrativas. Ahora todo depende de un juez”, aclara el Jefe de la Policía Local de Cocentaina.

Las protectoras solicitan que se incauten el resto de animales

Las voluntarias de ambas protectoras siguen preocupadas por el resto de los animales y consideran que “se podía haber hecho más”. Piensan que “los animales viven en situación total de abandono ya que testigos afirman que siempre están solos” y que la Policía Local debía habérselos retirado al propietario. Incluso están casi seguras de que “el propietario les puso comida al llegar allí antes que la policía, pues antes no tenían”.

Ambas protectoras están en contacto con la Coordinadora Animalista de la Comunitat Valenciana y a la espera del resultado de la necropsia para interponer una denuncia penal por maltrato animal, según dicta el artículo 337 del Código Penal Vigente. 



CatalanSpanish