Se desborda la colada de lava del cono principal del volcán de la Palma

La colada noroeste, es la que más preocupa y afecta Los Planos de Aridane, tiene dos frentes activos.

No hay tregua en la Palma. 25 días después de iniciar su erupción, el volcán de Cumbre Vieja mantiene su vigor destructivo y no cesa de expulsar lava.

Ayer a las 14.15 horas el magma que surgía del interior de la tierra había superado la capacidad del cono principal y lo ha desbordado, según las imágenes difundidas en Twitter por el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).

“Es un hecho común por las fluctuaciones del caudal de lava en el cono principal. Nada preocupando por ahora“, han tranquilizado fuentes de la Involcan. “Es normal”, completan fuentes del Instituto Geográfico Nacional (IGN), “es que estas acaban reinsertándose en la colada principal”.

El director técnico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias, Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha subrayado que dos de los tres brazos de la colada primigenia (que formó la fachada) han perdido fuerza. Sin embargo, la preocupación procede de la otra colada, la que se desplaza dirección oeste-noroeste.

La lengua noroeste que afecta Los Planos de Aridane tiene dos frentes. Uno es el que ha impactado contra el edificio del Spar de la Laguna y el otro fue el que atravesó el polígono industrial del Callejón de la Gata. Este último frente de lava, además, ha arrasado el campo de fútbol del CD Argual. La lava pierde bastante después de arrasar nuevas edificaciones.

Desalojos de poblaciones afectadas

El principal desalojo se produjo el pasado día 12. Ese martes, las autoridades obligaron a marcharse a unas 800 personas del centro de la Laguna por la proximidad de la lava.

Un día después, el miércoles por la noche, se decretó la evacuación de otro barrio situado más al este, medida que afectó unas 100 personas censadas, según los últimos datos. Y apenas 12 horas después, en la mañana del jueves, se ordenó el vaciado de más superficie, esta vez hacia el oeste, justo hasta la boga con el vecino municipio de Tazacorte, en el cual viven unas 300 personas.

Sin embargo, como ha puntualizado el portavoz del comité director del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, muchos de estos vecinos ya habían abandonado sus domicilios en días anteriores.

En total, en apenas dos días unos 1.200 vecinos han abandonado sus casas, lo cual acerca la cifra total de desplazados a los 7.000. De estos, apenas 283 han reclamado el alojamiento que ha dispuesto el Gobierno de Canarias en un hotel en Fuencaliente (sur de la isla).

CatalanSpanish