Compromís se alía con dos tránsfugas para impedir que Massalfassar disponga de una sala de fisioterapia para servicios de rehabilitación

El proyecto cuenta con la colaboración de la Conselleria de Sanitat, que busca un espacio para evitar que los pacientes tengan que trasladarse a Tavernes

En el Pleno Ordinario celebrado anoche, Compromís, junto al concejal Ismael Gimeno (ex PSOE) y Elisabeth Gómez (ex Ciudadanos) impidieron, con su voto en contra, la ejecución del proyecto de “reforma de local de fisioterapia y sala multifuncional en c/Sant Llorenç”.

Se trata de un proyecto realizado en colaboración con la conselleria de Sanidad para ofrecer el servicio de fisioterapia y rehabilitación a los pacientes del Área de Salud de Museros (Massalfassar, Albuixech, Emperador y Museros), que en la actualidad deben desplazarse a Tavernes Blanques para ser tratados, con el agravante de la inexistencia de ningún tipo de conexión ni transporte público, para un perfil de usuario que suele ser de avanzada edad.

Compromís, y los tránsfugas Gimeno y Gómez votaron en contra de un proyecto para que Massalfassar disponga de una infraestructura necesaria para la población y poder prestar un servicio público que mejoraría la calidad de vida y la asistencia de nuestros vecinos. Con su voto, obligan a los vecinos de Massalfassar a tener que seguir desplazándose a Tavernes para ser tratados.

Además, los seis concejales también impidieron la aprobación del Plan Urbano de Actuación Municipal (PUAM), documento sobre la estrategia de actividad futura de la población, elaborado por una empresa externa independiente, y necesario para poder optar a subvenciones de la Diputación de Valencia.

La venganza por la expulsión de Elisabeth Gómez

El origen de este ‘acuerdo’ entre Compromís y dos tránsfugas, según ha manifestado el equipo de gobierno, es la expulsión del equipo de gobierno de la concejal de C’s Elisabeth Gómez, a quien le han sido retiradas sus competencias ante su reiteradas e injustificadas ausencias y su falta de lealtad al equipo de gobierno.

“Se ha producido un intercambio de favores y votos en el que lo último que les ha preocupado han sido los vecinos de Massalfassar. Gómez ha actuado desde el rencor con la venganza como único objetivo, Gimeno -que votó a favor de la moción de censura a Compromís- ha aceptado ahora sumar su voto a cambio de cobrar de la Mancomunitat y del EMTRE.” Han manifestado en el comunicado.

Los seis ediles vetaron la creación de una nueva plaza de policía

Compromís, y los tránsfugas Gómez (ex C’s) y Gimeno (ex PSOE) imposibilitaron la modificación de la RPT, para posibilitar que el Ayuntamiento disponga de un arquitecto y un ingeniero a tiempo parcial, ya que la situación laboral de los actuales debe corregirse para cumplir con legalidad. Impidieron también la creación de una nueva plaza de policía. “No les importó ni que el Ayuntamiento ofrezca el servicio a sus ciudadanos, ni la ilegalidad, anteponiendo de nuevo sus intereses personales y particulares a los del municipio y sus vecinos.” señalan.

Del mismo modo, Compromís, Gómez y Gimeno bloquearon un acuerdo de la Mesa General de Negociación del Ayuntamiento, que contaba con la aprobación de los trabajadores y los sindicatos, sobre los complementos retributivos en supuestos de incapacidad temporal, algo que algunos de los concejales de Compromís, en su condición, sí que disfrutan pero que rechazan para otros trabajadores. Desde el equipo de gobierno consideran que “demostraron una vez más su nulo interés por los trabajadores del Ayuntamiento.”

El suplemento de créditos para atender los pagos de las comisiones que cobran los bancos al Ayuntamiento también fue rechazada por los concejales de Compromçís, Gimeno (ex PSOE) y Gómez (ex C’s).

El equipo de Gobierno de Massalfassar “no valora ni cuestiona los pactos, acuerdos y decisiones políticas que adopten los concejales de la oposición. Sin embargo, en el Pleno de ayer quedó reflejado en las votaciones, que Compromís, y los tránsfugas Gómez y Gimeno antepusieron sus intereses personales, particulares y partidistas al bien común del municipio y sus habitantes.”

Compromís se apoyó en dos tránsfugas para bloquear la acción de gobierno, el mismo argumento que utilizaron para justificar su ausencia de iniciativas durante el primer año de legislatura, con Joan Morant en la alcaldía, en la que el Ayuntamiento de Massalfassar no ejecutó ni un sólo proyecto. Desde el equipo de gobierno denuncian “su concepción de la política municipal quedó reflejada también al presentar dos mociones de urgencia sin informar al equipo de gobierno ni a la Secretaria de su contenido, actuando con nocturnidad y alevosía.”

El equipo de gobierno muestra también su absoluta repulsa al comportamiento de la concejal Elisabeth Gómez durante su intervención, “repleta de insultos al alcalde y de reproches personales, sin argumentos políticos. La política la hacen las personas y su comportamiento evidencia qué tipo de políticas realiza, basada en objetivos y promociones personales.”

Los ediles del equipo de gobierno han concluido su comunicado con una reflexión sobre las consecuencias de estas votaciones en contra: “las votaciones del Pleno de Julio del Ayuntamiento de Massalfassar no perjudicaron al equipo de gobierno, sino al municipio, al tiempo que retrataron la credibilidad y el comportamiento de los seis concejales en oposición al gobierno. De la moción de censura surgió un gobierno que ha aportado estabilidad al Ayuntamiento, con tres presupuestos en dos años, dos zonas de socialización canina, el Parc del Llavaner, la cubierta del polideportivo o la demolición del antiguo consultorio entre otros. Los votos del acuerdo de Compromís con dos tránsfugas sólo responde a intereses y objetivos personales y particulares.”

CatalàEspañol