“No es un macrofestival, es una prueba médica de 10.000 personas”

El objetivo de Turisme Comunitat Valenciana es hacer un estudio médico con 10.000 personas para combatir el virus y poder así recuperar el turismo cuanto antes

Cuando el grupo Love of Lesbian actuó el pasado marzo ante 5.000 personas y sin distancia de seguridad, todo el mundo puso el objetivo en un lugar: Barcelona. El Palau de San Jordi se convirtió no solo en un lugar donde soñar con la “vieja normalidad”, si no en un estudio contrastado y muy trabajado, que lucha por la “exterminación del virus”. Ahora, desde Turismo de la Comunitat Valenciana se intenta poner en el mapa a València como ejemplo de destino seguro celebrando un concierto ante 10.000 personas este verano.

“Queremos dejar muy claro que no queremos hacer una macrofiesta donde la gente vaya a beber o a bailar. Lo que queremos es hacer un experimento médico que ayude a entender cómo funciona el virus y sobre todo, a combatirlo”, ha explicado Daniel Arnal, técnico responsable de música en Turisme Comunitat Valenciana, a este periódico.

A día de hoy, la normativa vigente tan solo permite conciertos al aire libre con un aforo máximo de 1.000 personas, por lo que formatos como los festivales de verano, estrella de la tierra mediterránea, son imposibles de celebrarse. Sin embargo, con esta “prueba piloto” se conseguiría un escenario -nunca mejor dicho- seguro donde asentar la base de los futuros eventos multitudinarios.

Seguridad en un concierto de 10.000 personas

La promotora The Republic Festival, responsable de festivales tan conocidos como el Festival Internacional de Benicassim, Les Arts o El Viña, está trabajando en un modelo que, como ya demostró el concierto de Love of Lesbian, sea seguro. Algo similar a Luce Benicassim.

“En un primer momento, en Catalunya se hizo una prueba con un concierto de 500 personas en un espacio cerrado. Todos los asistentes se realizaron un test de antígenos, al igual que otras 500 personas a las que se les hizo seguimiento y no formaron parte del evento. Los asistentes, además, llevaron mascarilla en todo momento, aunque sin distancia de seguridad”, explica Arnal. Este estudio lo elaboraron seis productoras catalanas, Sanitat y con el consentimiento de la Generalitat de Catalunya.

Pasadas las semanas, se repitió el mismo procedimiento pero esta vez con 5.000 personas en el Palau de San Jordi. De la misma forma, también se puso en estudio a 5.000 personas que no estuvieron en el concierto, todas ellas con test de antígenos previo.

“De las personas que se desplazaron al Palau, 6 personas no pudieron entrar por dar positivo en Covid-19. Del resto, 6 personas dieron positivo, pero lo que cabe destacar es que de las mismas, 4 se contagiaron en días posteriores al concierto, y las dos restantes, no saben dónde lo hicieron”, ha aclarado Daniel Arnal. Por lo tanto, “ha quedado demostrado que el concierto no es un lugar de contagio masivo”.

Una tercera prueba médica en la Comunidad Valenciana

El día del concierto de Love of Lesbian Daniel Arnal se desplazó a Barcelona junto a una responsable de Sanitat para observar el procedimiento y la organización. “De esa forma pudimos ver cómo se disponía la restauración, los lavabos… Y pudimos adquirir mucha experiencia de ello”, ha asegurado.

Desde Turisme Comunitat Valenciana defienden que, aunque sería muy complicado que se hiciera, se debería de hacer una tercera prueba en la Comunitat Valenciana que reuniera a 10.000 personas en un concierto al aire libre, con mascarillas FPP2 y con test de antígenos.

Por otro lado, entraría en el estudio el mismo número de personas pero que no fueran al concierto. “Este estudio médico serviría para observar cómo funciona la propagación del virus”, y es que desde Turisme recalcan “nuestro objetivo es luchar contra el virus, no hacer un macrofestival”.

Todo el mundo miraría hacia València

La principal consecuencia que ocurriría en el caso de que se celebrase esta prueba ante 10.000 personas, es que todo el mundo estaría mirando a la Comunitat Valenciana.

Lo más beneficioso de ello sería que València se convertiría en un ejemplo de “destinación segura”, demostrando que cumpliendo las medidas oportunas, se puede viajar sin que eso suponga un mayor riesgo para la salud. Por último, desde Turisme han querido señalar que “queremos recuperar el turismo cuanto antes y esta sería una forma segura de hacerlo”.

CatalanSpanish