Condenan al movimiento feminista de València a pagar las multas por las movilizaciones del 8M

Las sentencias del segundo y tercer juicio al movimiento feminista han fallado en contra de las piqueteras.

AVL

El movimiento feminista de València ha perdido los dos últimos procesos judiciales a los que se enfrentaba derivados de las multas impuestas durante las jornadas de huelga del 8M de 2018 y 2019. A finales de 2020, las feministas pasaron por tres juicios entre septiembre y noviembre, el primero de los cuales resultó en una sentencia a favor de las feministas. En los dos últimos procesos, en cambio, la justicia condena a las piqueteras a pagar las sanciones. A un mes de la celebración del 8 de marzo, la Assemblea Feminista de València ha lanzado un comunicado en que denuncia estas condenas, que castigan a las feministas que se manifestaron en la calle durante unas jornadas de huelga convocada legalmente.

Según las feministas, la sentencia del primer juicio “reconocía la falta de objetividad del informe de los agentes y, a la vez, hacía patente como el principio de veracidad vulnera la legítima defensa y demuestra que el Estado prioriza sistemáticamente la sanción por encima de derechos fundamentales como son los de huelga y manifestación”. En cambio, en los dos procesos siguientes, “la justicia se ha aliado con la represión política hacia el movimiento feminista”. La Asamblea pone en cuestión la disparidad de las sentencias: “¿Cómo es posible que la palabra de los policías en esta ocasión sí que se considere objetiva y verdadera, cuando una sentencia anterior demostraba la animadversión del dispositivo policial contra las feministas en huelga?” señalan.

En el comunicado, las feministas cargan contra la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza, promulgada por el Partido Popular (PP) en 2015, y contra el hecho que hoy continue vigente bajo un gobierno supuestamente progresista. Según señalan, el movimiento feminista de València ha recibido multas tanto con el PP como el PSOE en la delegación de gobierno, a pesar de que tanto el anterior delegado socialista, Juan Carlos Fulgencio Tejedor, como la actual delegada, Gloria Calero, prometieron revisar las multas y hacer lo posible para que estas no llegaran a juicio. De hecho, la Asamblea Feminista recuerda que en septiembre de 2020, Calero incluso afirmó que mediaría con el Ministerio de Interior del gobierno español para tratar de encontrar una solución. “Si lo hizo o no, no lo podemos saber, pero el resultado está claro: feministas condenadas a pagar multas, acusadas falsamente de desorden público y resistencia a la autoridad por haber salido a la calle a manifestarse durante unas jornadas de huelga legalmente convocada”.

De las veintiuna multas originales impuestas a las feministas —veinte durante las movilizaciones del 8M de 2018 y 2019, y una durante el 25N de 2019—, dieciocho quedan todavía pendientes de resolverse por la vía administrativa.

Calentando motores para el 8M de 2021

Las feministas concluyen su manifiesto insistiendo en que “la represión política no nos parará” y que continuarán luchando en las calles junto con otros movimientos populares.

En este sentido, la Asamblea Feminista de València anuncia que ya está preparando distintas acciones para el próximo 8 de marzo. Una jornada para la cual la pandemia supondrá retos, pero que las feministas continúan considerando esencial en su lucha.

- Advertisement -