1500 policías locales para 800.000 habitantes, el reto imposible de confinar València

El viernes la policía se enfrenta al reto de controlar todo tipo de accesos de entrada y salida a la capital con 1,6 agentes por cada 1000 habitantes.

AVL

El nuevo decreto del Consell de medidas para frenar la expansión del coronavirus ha situado a las ciudades de más de 50.000 habitantes en el punto de mira los fines de semana. Desde las 15.00 del viernes hasta las 6.00 del lunes no se podrá entrar o salir salvo motivo justificado.

Confinar la capital de la provincia puede resultar una tarea titánica ya que en la capital hay 800.215 según los últimos datos del INE, a lo que hay que añadir los municipios del resto de la comarca que pretendan entrar a València durante el momento de restricción.

València cuenta para ello con casi 1500 agentes, es decir, 1,6 agentes de policia local por cada mil habitantes, una cifra bastante inferior a la recomendada por la Federación Española de Municipios y Provincias que recomienda una media de dos agentes. La parte que tenga ese turno asignado debe controlar entradas y salidas por carreteras, las calles que conectan con municipios con los que se conecta el casco urbano como Mislata, Xirivella o Sedaví, accesos por metro y cercanías, y la extensa zona de pedanías desde los poblados del Norte hasta El Saler: una tarea que se escapa de las manos.

El dispositivo desplegado en los municipios confinados de l’Horta Sud el 7 de enero ya resultaron insuficientes y mostraron la utopía de confinar municipios con alto nivel de población o extensión. A esto hay que añadir que otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado deberán dedicar esfuerzos a colaborar en la perimetración de Torrent, Paterna y Gandia.

El éxito del confinamiento de grandes ciudades no residirá por tanto en la capacidad de los controles, sino en la voluntad de la población de cumplir las normas para evitar la expansión del virus.

 

- Advertisement -