Consternación en Cabanes

Artículo de opinión de Ana Obiol, portavoz del grupo popular de Cabanes.

AVL

Horror, dolor, pena, desconsuelo, indignación, repulsión son todos los sentimientos y más que hemos ido experimentando a lo largo del día de ayer al conocer la terrible noticia acaecida en Torre de la Sal, Cabanes por una familia veraneante en nuestro municipio.

Este hecho ha dado lugar a un debate personal, familiar, comunitario… donde cada uno de nosotros tendremos una opinión, pero siempre condenando este tipo de sucesos incomprensibles para la razón humana.

Me escandaliza saber que el asesinato de niños no es una excepción en nuestro país, sino que en el último año han muerto 22 pequeños a manos de sus progenitores. La catástrofe del maltrato infantil es mucho mayor y real de lo que muchos nos imaginamos.

Como sociedad civilizada y moderna este hecho no puede quedarse como un recuerdo pasajero o como un simple número más en la estadística, sino que debe servir para replantearnos qué está pasando en nuestra sociedad, qué se está haciendo mal, cómo se puede llegar a esta situación, cómo una persona puede llegar a un nivel tal de desesperación o locura para querer matar a sus propios hijos. Por ello, debemos exigir que se pongan los medios necesarios y urgentes a todos los niveles para desterrar de nuestra sociedad esta lacra, llamada violencia de género. Y que nunca tengamos que volver a despertarnos con una noticia igual que esta.

Por eso, hoy se debe abrir el debate y atajar de raíz el mal, y no vender el caso como partidista.

¡Eso sí que sería todo un homenaje a las decenas de niños asesinados en lugar de dedicarnos a iniciativas bienintencionadas pero ineficaces! ¡Estamos hablando de vidas humanas!

El pueblo de Cabanes y yo como vecina, jamás podremos olvidarnos de lo sucedido.

- Advertisement -