Continúan las colas por ver a la ‘maredeueta’

La pandemia del Coronavirus obliga a cambiar los claveles de colores y los trajes regionales por las mascarillas y la distancia de seguridad a la hora de ver a la Virgen de los Desamparados.

Huele a Fallas. Esto es algo que los valencianos notan en cada calle por el jazmín, el sol que ya calienta en la piel o por comenzar a ponerse manga corta. Sin embargo, todos son conscientes de que este año nada podrá traer a los monumentos, el olor a buñuelos de calabaza, a las bandas de música o a las mascletaes al mes de marzo. Pero si hay algo que aun pueden hacer los valencianos es ver a la Madre de los Desamparados, la imagen de la virgen que alberga la Catedral de València. Desde el domingo 15 de marzo, son muchas las personas que han querido acercarse a ver a la patrona de la ciudad, aunque la pandemia del Coronavirus les obligue a cambiar los claveles de colores y los trajes regionales por las mascarillas y la distancia de seguridad.

Pero no todo son falleras mayores o presidentes, muchos ciudadanos han querido mostrar sus respetos a la ‘maredeueta’ en su Camerín. A día de hoy, esta estancia ya alberga decenas de ramos depositados de manera individual por fieles y comisiones. ¿Es arriesgado teniendo en cuenta la pandemia mundial de la Covid-19? Algunos de los presentes que no han querido revelar su nombre han confesado que habían momentos en los que han ” sufrido por mantener las distancias de seguridad”. Otros incluso decidieron volver otro día ante el miedo de enfrentarse a un posible contagio por no respetarse las medidas anti Covid.

Por otro lado, hay muchas personas que defienden que precisamente ahora es el momento de visitar a la Mare de Déu dels Desemparats: “hemos pasado muchos meses encerrados en casa, el año pasado no pudimos verla, pero ahora, con el buen tiempo, es el momento ideal para esperar al aire libre y dar las gracias por habernos ayudado a pasar por todo lo que estamos pasando o para coger fuerzas para lo que viene”, decía una feligresa.

Por qué justo ahora se desboca la devoción por la Virgen

El pasado domingo 15 de marzo se celebró a las 11.30 horas en la Basílica la misa de los Seguidores de la Virgen que siempre hacen en esta fecha en homenaje a San José y a la Mare de Déu, con motivo de la solemnidad el 19 de marzo y la semana en la que se hubieran celebrado las fiestas falleras que este año no se celebrarán, ni tampoco las ofrendas.

Como era de esperar, dado que el aforo en el interior del templo era del 50%, es decir, 96 personas sentadas y 20 de pie, que sumaban un total de 116 personas, no todos los que aguardaron cola pudieron acceder a esta hora y tuvieron que esperar a la misa de las 13 horas.

Desde ese momento, son muchos los que esperan a ver a la Virgen estos días, aunque precisamente la Madre de los Desamparados que viaja en el apodado “maremóvil” (que no es la que está en el camerín) ya ha comenzado su ruta secreta para animar a los valencianos. Esta mañana se le ha visto por el barrio de Jesús y Torrefiel entre vítores y aplausos de quien la encontraba a su paso.

CatalanSpanish